Presos son entrenados con gafas VR para que aprendan a reparar coches

A la hora de conseguir una experiencia más inmersiva en juegos y aplicaciones, tenemos varias opciones. Podemos cambiar nuestro "setup", donde jugamos o usamos el ordenador y/o consolas, poniendo la pantalla más de cerca o incluso comprándonos monitores ultrawide curvos. Otra opción más efectiva es utilizar unas gafas de realidad virtual o VR, pues directamente nos sumergimos en ese mundo virtual. Ahora hemos visto como las gafas VR no solo se pueden utilizar para ocio en juegos, pues se están formando presos con ellas para que sean capaces de realizar trabajos de reparación de coches.

Las gafas VR en PC empezaron a popularizarse cuando Oculus lanzó las primeras Oculus Rift hace más de 10 años. Si fuiste uno de esos primeros compradores de estos periféricos, notarías un "efecto rejilla" debido a una menor precisión y el hecho de que la tecnología no había avanzado lo suficiente. Con el tiempo, este efecto se fue eliminando y pudimos ver con mucha más precisión esos mundos virtuales. Por supuesto, para lograrlo era necesario tener también un PC lo suficientemente potente como para poder entregar

Los presos reciben formación para aprender a reparar coches usando gafas VR

VR mecánico

Si bien las gafas VR se suelen relacionar con el ocio y los videojuegos, también hay formas de aprovecharlas para poder realizar trabajos. En general, cualquier programa que nos permita usar ese sistema de control y aprovecharlo, como por ejemplo algo de modelado 3D, puede servirnos utilizar unas gafas de realidad virtual. Pero para el resto de tareas, quizá es más interesante optar por unas gafas de realidad mixta, como las Meta Quest. Precisamente estas se han empleado por parte de un grupo de presos para poder aprender a hacer un cambio de aceite, ruedas o reparaciones de vehículos.

Esto es parte de un programa desarrollado por la organización sin ánimo de lucro Vehicles for Change, la cual se enfocó en asegurarse de que 15 mujeres internadas en el MCIW (Maryland Correctional Institution for Women), tuvieran las nociones básicas necesarias para reparar los automóviles.

Se trata de un trabajo especializado con escasez de mano de obra que puede ayudarles a conseguir un empleo tras salir de la cárcel

 1

Esta actividad permitirá a los presos formarse en un trabajo especializado como es el de reparar coches, haciendo que su tiempo entre rejas no sea totalmente desperdiciado. Al igual que se enfoca en la formación de las mujeres del MCIW, también se ha puesto en marcha en las prisiones de Texas y Virginia. Fue en 2016 cuando Vehicles por Change empezó todo esto, aunque en aquel entonces los aprendices reclusos se encargaban de reparar coches de clientes de bajos ingresos, a la vez que conseguían experiencia laboral remunerada. Esto cambió durante el COVID y por ello, se buscaron alternativas con gafas VR.

En la actualidad, el objetivo es que los presos aprendan todo lo necesario usando gafas VR y cuando cumplan su condena puedan salir al mundo real con experiencia laboral para cubrir estos puestos. Se tratan de empleos especializados que sufren de escasez de mano de obra y pueden llegar a cobrar más de 15 dólares la hora en estados como Maryland, por lo que es un buen punto de partida para alguien que ha salido de la cárcel.