Los Core i9-14900KS pierden un 10% de rendimiento en juegos activando «Baseline Profile» al caer su velocidad a 5,1 GHz (-17%)

Nuevo latigazo de realidad hacia las CPU Core 13 y Core 14, donde un i9-14900KS, el máximo exponente de rendimiento de los azules en gaming, ha visto cómo su rendimiento cae estrepitosamente al activar Baseline Profile según las recomendaciones de la propia compañía hacia sus socios de placas base y hacia los usuarios. Mantener la estabilidad tan característica de Intel en sus plataformas se ha topado con una caída de rendimiento de dos dígitos, lo cual deja a AMD sola en el podio del gaming. Por ello, vamos a ver al 14900KS funcionando con Intel Baseline Profile, o dicho de otro modo, el perfil Performance que hablábamos ayer.

Ni solución oficial, ni declaración al respecto. Habrá que esperar a la semana que viene para conocer de primera mano lo que opina Intel sobre este problema de los Core 13 y Core 14, cómo pueden solucionarlo y por supuesto, qué hacer si en el futuro y fuera de garantía aquellos que no se han enterado de lo que está pasando solicitan un RMA tras informarse. ¿Complicado? Pues espera a ver el golpe en el rendimiento.

Intel Baseline Profile hace que un 14900KS pase de 6,2 GHz a 5,1 GHz

Si ya es difícil ver los 6,2 GHz en un núcleo de manera constante en esta CPU más allá de algún que otro segundo, imagina el golpe que supone ver cómo la frecuencia cae cual Throttling clásico hasta los 5,1 GHz. Un nuevo vídeo desde el canal de Bang4BuckPC muestra las primeras realidades tras llegar las nuevas BIOS.

Lo que se puede ver es que está aplicando en BIOS los valores del conocido Baseline Profile de Intel, que en otros términos más normales supone ese modo Performance. Esto nos deja con un ICC_Max de 307 amperios, un consumo máximo en PL2 de 253W y un TAU de 56 segundos.

14900KS-Baseline-Profile-en-F1-2024

El resultado es más que evidente: más de un 10% de caída de rendimiento en FPS y un paso de los 6,2 GHz (5,9 GHz sostenidos) en peak a unos sostenibles 5,4 GHz, que en no pocas ocasiones tocan los 5,1 GHz. Los E-Cores sufren una suerte similar, pasando de 4,6 GHz a 4,3 GHz.

Lo mejor de esto, porque tiene una parte positiva, es que la CPU pierde sobre 6º C de media provocada por una caída del consumo de casi un 40% en muchos casos.

Intel Default Settings Profile terminará por ahogar a los azules

Intel Default Settings Profile (Baseline) Intel Baseline Profile (Performance) Intel Extreme (sin límites)
PL1 125W 125W 253W
PL2 188W 253W 253W
PL4 293W 380W 380W
iPL2 160A 200A 200A
ICC_MAX 249A 307A 400A
ICC_MAX App 200A 245A 320A

Y eso es un drama. Si Baseline Profile ya es un perfil limitante como tal a 253W y 307A, lo que va a pasar con Intel Default Settings Profile será la guinda del pastel. Visto el salto de rendimiento, puede que nos hayamos quedado muy cortos al decir que se pasaría de un i9 a un i7, habiendo pagado por el primero obviamente.

Si ya se ha perdido un 10% de media en gaming, este nuevo perfil más agresivo y limitante a 188W y 249 amperios va a dejar a los Core 13 y Core 14 peor que los Core 12 a misma gama. El drama es tal que de un i9-14900KS podríamos pasar a un i5-12600K perfectamente, como mucho a un i5-12700K a 1080p de resolución.

Esto supondría que habríamos perdido entre un 15% y un 17% de rendimiento, cifras que visto lo visto no son para nada descartables. Eso si Intel no encuentra una solución con sus socios que restablezca el rendimiento y no implique degradación por electromigración, principal causante de lo que está ocurriendo con estos Core 13 y Core 14 debido a sus altas frecuencias, consumo y amperios.