La PlayStation 5 Pro no tendría potencia suficiente para mover Grand Theft Auto VI a 30 FPS

Según han informado desde Digital Foundry, creen que la PlayStation 5 Pro no tendrán el hardware suficiente para mover el Grand Theft Auto VI (GTA VI) por encima de los 30 FPS de manera nativa. Hay que tener en cuenta que la PlayStation 5 Pro usará hardware actual y llegará a finales de este año. Ahora bien, el esperado juego de Rockstar Games llegará en algún momento del próximo año, 2025.

Según Richard Leadbetter, si GTA VI funcionará a 30 FPS en PlayStation 5, también funcionará a 30 FPS en PlayStation 5 Pro "salvo algún tipo de milagro de programación". Se indica que el principal culpable de ello sería el cuello de botella que generará no haber empleando una CPU con una arquitectura más moderna. Ahora bien, se desconoce si Rockstar ofrecerá un modo de menor calidad visual, junto al reescalado, para que el juego llegue a 60 FPS en PlayStation 5, el cual se podrá trasladar a la PlayStation 5 Pro.

¿El hardware de la PlayStation 5 Pro es insuficiente para superar los 30 FPS en GTA VI?

PlayStation 5 Pro diseño IA

Según se indica, uno de los principales problemas es que la PlayStation 5 Pro cuenta con la misma CPU que la PlayStation 5. Estamos hablando de la misma CPU con una configuración de 8 núcleos y 16 hilos basados en la arquitectura AMD Zen 2. Ahora bien, esta CPU ofrecerá un 10% más de rendimiento. ¿El motivo? frecuencias más altas. En concreto, hablamos de pasar de una frecuencia variable hasta 3,50 GHz, a funcionar a 3,85 GHz. Este aumento de frecuencias únicamente ayudaría a mejorar la estabilidad.

En términos reales, quienes esperen que PS5 Pro convierta los títulos de 30 FPS con una CPU limitada a experiencias supersuaves a 60 FPS se sentirán decepcionados. Dicho esto, el modo de 3,85 GHz aportará mayor estabilidad a los juegos de 30 FPS que no alcancen su objetivo de frame-rate cuando la CPU esté limitada. Y sí, hemos empezado a ver esos títulos.

La gran mejora de rendimiento de la PlayStation 5 Pro está en el renderizado. Es decir, con una GPU mucho más potente. Aunque claro, el gran truco detrás de todo esto será la propia solución de reescalado PlayStation Spectral Super Resolution Upscaling (PSSR). Con el PSSR se espera que la PlayStation 5 Pro convierta todos los juegos de PlayStation 5 de 1080p a 2160p (4K). Se indica que la tecnología de reescalado es similar al AMD FSR 2, pero la calidad debería ser significativamente superior.

Para terminar en este aspecto, a nivel de memoria no se ha ampliado. Conservará la misma capacidad de 16 GB de memoria GDDR6, aunque será ligeramente más rápida. Al menos dispone de 1,2 GB de RAM adicionales del sistema para los desarrolladores.

La GPU podría asemejarse a una AMD Radeon RX 7800 XT

AMD-RX-7800-XT-y-RX-7700-XT-disipador-filtrado-y-especificaciones

El gran avance de la consola está en la gráfica. Se espera que haga uso de un total de 3.840 Stream Processors bajo la arquitectura RDNA 3. Un gran avance respecto a los 2.304 Stream Processors de RDNA 2. Si bien de RDNA 2 a RDNA 3 no hay avances de rendimiento, principalmente la mejora estará en el aumento de núcleos y eficiencia.

Esta configuración de núcleos es la misma que vemos en la AMD Radeon RX 7800 XT. Ahora bien, se habla de un rendimiento computación de 33,5 TFLOPS, casi que triple de los 10,23 TFLOPs de la PlayStation 5, pero un poco menos que los 37,32 TFLOPs de la AMD Radeon RX 7800 XT. El motivo no es otro que el chip gráfico de la consola llegaría a unas frecuencias levemente más bajas.

La principal mejora de rendimiento estará ligada al Ray Tracing. Pero claro, jugar a una GTA VI con Ray Tracing a 30 FPS es de pura lógica. De lógica, partiendo que en PC es imposible mover cualquier juego a 60 FPS con Ray Tracing de manera nativa.

A nivel de memoria, contaría con 16 GB de memoria GDDR6 a 18 Gbps, 4 Gbps más respecto a la PlayStation 5, pero 1,5 Gbps menos respecto a la GPU de sobremesa. Esto le haría alcanzar un ancho de banda de 576 GB/s respecto a los 624,1 GB/s de la GPU de sobremesa, o los 448 GB/s de la PS5. Todo ello se mantendría al mismo proceso de fabricación de 6 nm, mientras que el motor de audio sería un 35% más rápido, pudiendo así hacerse cargo de tareas computacionales más pesadas.