EE.UU. invierte 42 millones de dólares en desarrollar su red 5G Open RAN y acabar con el dominio de Huawei

Estados Unidos empezó a enfrentarse a Huawei hace años, donde prácticamente hizo desparecer a esta compañía del mercado occidental tras añadirla a su lista negra. Durante muchos años, Huawei ha sido culpada de espionaje y robo de datos y en Estados Unidos no quieren tener que involucrarse con ella. Sin embargo, Huawei produce los routers y otros dispositivos 5G necesarios, haciendo que siga dominando en este sector. Para evitar que Huawei siga liderando, ahora el Gobierno de EE.UU. ha decidido invertir 42 millones de dólares en el estándar 5G O-RAN de redes abiertas.

Huawei pasó de ser una de las compañías más importantes y conocidas del sector de los smartphones a ser completamente ignorada. Todo empezó cuando Estados Unidos la catalogó como espía y desde entonces, el resto de países empezaron a tener menos confianza en la marca, hasta el punto de seguir también los pasos de EE.UU. y no querer que tenga una gran relevancia. En el caso de Europa, las redes 5G y routers controlados por Huawei no eran considerados como seguros y se buscaban alternativas.

EE.UU. quiere hacer desaparecer a Huawei de las redes 5G y para ello quiere crear redes O-RAN

Huawei fabrica 5G

En Estados Unidos, ya han llevado a cabo una inversión que les permitirá dejar atrás a Huawei en el sector de las redes 5G. Para ello, se ha realizado un gasto de más de 40 millones de dólares en la apertura de una plataforma Open RAN (O-RAN). Esta se trata de una red RAN abierta, permitiendo combinar hardware y software de código abierto de distintos proveedores. Su objetivo es ser funcional, ofrecer buen rendimiento y tener la garantía de que se pueden resolver los problemas y ofrecer soporte.

Este enfoque hacia una red 5G O-RAN permitirá a los distintos operadores trabajar combinando hardware y software a la vez que se permiten usar dispositivos de terceros más baratos e interoperables. La subvención de la Administración Nacional de Telecomunicaciones de EE.UU. (NTIA), ha empezado las pruebas en un centro de Dallas, para así evitar que el dominio de Huawei persista.

Nokia, Samsung, Dell, Intel y muchas otras colaborarán para desplegar redes O-RAN

 1

Este estándar de redes abiertas O-RAN ya ha sido aceptado por Verizon y AT&T, las cuales han formado la Coalición Acelerada para la Compatibilidad y Comercialización de Despliegues RAN Abiertos (ACCoRD). Aquí se encuentran colaborando empresas de la talla de Nokia, Samsung, Dell, Intel, Broadcom y Rakuten. Hablando precisamente de Rakuten, esta fue la que estableció la primera red O-RAN en 2020. Posteriormente, el director ejecutivo de la compañía, indicó que estas permitirían construir redes de bajo coste usando dispositivos más pequeños.

La ventaja de la interoperabilidad significa que las compañías mencionadas no tendrán que comprar el hardware de una marca específica para crear una red funcional. En Estados Unidos, Dish ya ha creado su propia red O-RAN llamada Proyecto Génesis, la cual en 2023 consiguió cubrir al 70% de la población estadounidense. Dish Network quiere convertirse en el próximo mayor operador de Estados Unidos, aunque aún no lo ha conseguido.

Lo que si está claro es que para EE.UU. O-RAN es el futuro de las redes 5G abiertas y flexibles, indicando que se van a asignar 2.000 millones de dólares para impulsar el uso de este estándar. Por ahora se han mencionado 42 millones de dólares, pero estamos ante el principio de los avances que se deben realizar para parar el dominio de Huawei en las redes 5G. Mientras tanto, a finales de 2023 se indicaba de que la compañía china podrá fabricar mil millones de dispositivos 5G anuales con la nueva fábrica en Francia.