China se resiente: las importaciones de chips caen un -15,4%, su peor dato histórico

China está sufriendo. La crisis en la que está inmersa evidencia que el gigante rojo lo va a tener complicado en lo que se podría denominar como "la tormenta perfecta": COVID, cierre de las fronteras, parón industrial, descentralización de las fábricas de su país, crisis inmobiliaria sin precedentes y bloqueo tecnológico a nivel mundial. Pues bien, tenemos otro dato del año 2023 que llega ahora en enero de 2024: la importación de chips en China sufre una caída de un -15,4%, lo que es realmente grave para las cuentas del país.

China ya no está cerrada al mundo, pero en cambio, enfrenta datos económicos muy malos, de hecho, los peores en una década si quitamos todo el tema del virus. Por la mínima no está en recesión económica de forma técnica, pero lleva de los últimos 6 meses nada menos que 5 entre un valor negativo y nulo, solo sacando la cabeza, y por la mínima en agosto con un +0,1% del IPC. Por ello, saber que el sector donde está gastando más dinero cae es un síntoma muy duro de lo que le viene encima.

China deja de comprar 349.400 millones de dólares en chips, una caída de la importación del -15,4%

China-chips-Xi-Jinping

Los datos de registros se lanzaron en el año 2004, es decir, hace justamente 20 años desde que se comenzaron a tomar datos en este sector. Pues bien, los algo más de 349 mil millones que China no ha importado del extranjero representan la cifra más baja desde que existe dichos registros, y lo peor, es que es el segundo año consecutivo donde pierde fuelle.

¿Por qué es importante? Porque significa que, tecnológicamente hablando, el país se está deteniendo, y ya que no es puntero en semiconductores, donde solo pueden meter una empresa entre los 25 mayores del mundo (SMIC) y están a punto de salir del ranking porque ocupan el puesto 24 y bajando, China está entrando en una espiral peligrosa.

La desaceleración tiene que ver con dos factores clave: el primero, la baja demanda del sector de los chips en general, donde solo destaca la IA salvando los muebles. Y claro, China tiene bloqueado todo hardware de IA desde occidente y países aliados, por lo que está quedando rezagada y no puede importar, ni herramientas ni chips en general.

El mundo se separa poco a poco de China

Importaciones-chips-China-caída

Parar como paró Xi Jinping el país, cerrando fronteras y metiendo a todos en sus casas durante casi dos años dejó la economía totalmente detenida, y aunque repuntó, a partir de septiembre de 2022 comenzó a bajar en IPC de forma paulatina arrastrada por lo dicho anteriormente.

¿Cómo repercute esto en las exportaciones? Pues que el mundo cada vez quiere saber menos de China, y aunque la necesitan, eso será en su mayor parte temporal. Malasia, Vietnam e India se están haciendo con el mercado chino, ofreciendo menores precios, suelo para edificar y levantar FAB, y cada vez más mano de obra barata con jornadas laborales de turnos para cubrir las 24 horas.

¿El resultado de la competencia hacia China? El volumen de envíos de chips disminuyó un 10,8% en 2023, lo que también registra el segundo año de caída en estos términos y evidencia que China ha perdido casi una cuarta parte de la exportación de semiconductores.

Tendremos que estar atentos ahora que parece que la demanda de chips vuelve a reactivarse a nivel mundial, puesto que la IA está llegando a todo y debe suponer un salto cualitativo en ventas, si la economía lo permite, claro.