Esta es la consola más pequeña del mundo, ¡y funciona con cartuchos!

Aunque la industria de los videojuegos tenga muchos años a sus espaldas que la del cine o la música, esta ha conseguido superarlos en cuanto a ingresos. Cada año que pasa es más habitual que cada vez haya fans de este tipo de ocio, pero antaño era raro encontrar gente que dedicaba tiempo al gaming. Antes, cuando las consolas usaban cartuchos recordamos sobre todo a las de Nintendo y consolas previas a la NES. Hoy tenemos la creación de un ingeniero informático que ha creado la que considera como la consola más pequeña del mundo que funciona con cartuchos.

Los videojuegos retro de hace décadas eran bastante distintos de los actuales. En aquellos años, el presupuesto que se disponía para crearlo era muy pequeño y se invertía un tiempo de desarrollo extremadamente corto comparado con los actuales. Es por ello, que los videojuegos eran en su mayoría cortos de duración, de género arcade, sin apenas historia de por medio y ni mucho menos horas de diálogo o cinemáticas como los modernos. El gameplay era muy sencillo, con tener unos pocos botones para movernos y hacer alguna que otra acción era más que suficiente.

Han creado una consola diminuta que tiene batería, pantalla, botones y hasta la posibilidad de usar cartuchos

Los videojuegos retro son muy sencillos de entender, no hay que meterse en complejos tutoriales y podemos pasar a la acción al instante. Es por ello, que para algunos jugadores los juegos de antes eran más divertidos o puede que simplemente sea la nostalgia de una época pasada. A día de hoy, podemos jugar a este tipo de juegos en prácticamente cualquier dispositivo, pues todo tiene mucha más potencia que antaño. Es gracias a ello, que es posible crear dispositivos de tamaño minúsculo, para jugar a algunos de los juegos más reconocidos de toda la historia.

Así es como el Dr. Gusman ha creado la consola más pequeña del mundo que funciona con cartuchos, algo que podemos ver en el video que ha subido a X. Aquí se muestra el diminuto aparato pudiendo jugar a títulos tan populares como Space Invaders o Snake, los cuales si sois más jóvenes los habréis jugado en los móviles (como los Nokia) o como minijuegos, ya que son de mediados y finales de la década de los 70.

La consola más pequeña del mundo con cartuchos usa un RISC-V MCU-CH32V003 a 48 MHz

Dungeons of Doom

La consola más pequeña del mundo que puede usar cartuchos no tiene nombre, pues se trata de una invención propia del Dr. Gusman y no es un modelo comercial de una compañía. A pesar de su diminuto tamaño tiene de todo, ya que posee los botones para jugar, una batería para poder usarla de manera portátil, una pequeña pantalla, el puerto para colocar los cartuchos y un botón de encendido y apagado en el lateral.

Sobre la consola en sí, se ha empleado un microcontrolador RISC-V MCU-CH32V003 que funciona a 48 MHz, tiene 2 KB de RAM y 16 KB de memoria Flash, algo que parece absurdo en los estándares actuales, pero es más que suficiente para jugar a esos juegos. Tal y como indica el creador, el cartucho es el microcontrolador y la consola es todo lo demás que vemos, siendo pantalla, botones y altavoz. El consumo es irrisorio, siendo de 7.42 mA y sumándole el audio debería dar como mínimo 9-10 horas de juego. Sin embargo, con lo que ha probado él, ha durado al menos 30 horas. Todo está programado en C y ha creado un framework que le permitirá incluso ejecutar juegos en 3D. De hecho, anuncia que está haciendo un remake de BattleZone, un juego que cuando salió en 1980 sorprendió por sus gráficos.