Windows Server 2012 ve ampliada su vida útil hasta Octubre de 2026

Quién se lo iba a decir a Microsoft, y es que una de las corporaciones tecnológicas mas grandes del mundo se ha visto obligada a aumentar la vida útil de Windows Server 2012. Como su propio nombre indica, estamos hablando de un sistema operativo Windows enfocado a servidores lanzado en septiembre de 2012. De esta forma, hablamos de un OS con 11 años de vida.

Si bien se esperaba que muriera el pasado 10 de octubre, por sorpresa, la compañía aumentó su vida útil hasta el 13 de octubre de 2026. Básicamente, Windows Server 2012 llegará a cumplir una vida útil de nada menos que 14 años.

Ahora puede obtener tres años adicionales de Actualizaciones de Seguridad Ampliadas (ESU) si necesita más tiempo para actualizar y modernizar su Windows Server 2012, Windows Server R2 o Windows Embedded Server 2012 R2 en Azure. Esto también se aplica a Azure Stack HCI, Azure Stack Hub y otros productos de Azure.

Nota: Windows Server 2012, Windows Server 2012 R2 y Windows Embedded Server 2012 R2 alcanzaron el fin de soporte el 10 de octubre de 2023, según nuestra política de ciclo de vida de 10 años. Después de esta fecha, no se publicarán más parches de seguridad para estas versiones de Windows Server. Para facilitar la referencia, a veces nos referiremos a estas versiones como familia de versiones Windows Server 2012/R2.

Windows Server 2012 (y R2) contarán con 3 años de Actualizaciones de Seguridad Extendidas

Windows Server 2012

Actualizaciones de Seguridad Extendidas para Windows Server 2012 significa que este soporte extendido no saldrá gratis. Si eres una empresa que sigue en Windows Server 2012 y no quieres hacer la transición a versiones más modernas, como Windows Server 2022, deberás pasar por caja. Hay que recordar que las Actualizaciones de Seguridad Extendidas (ESU) son un servicio de pago. Con esto, aquellas compañías que no quieran dar el salto, podrán generar ingresos adicionales a Microsoft a cambio de seguir recibiendo actualizaciones de seguridad.

ESU permite ofrecer tener más tiempo para preparar una transición. Y todo ello sin que los sistemas se vean indefensos ante futuras vulnerabilidades que afecten a la seguridad de los sistemas. Evidentemente, esto tiene un alto coste. Debido a ello Microsoft recomienda a aquellas empresas que no paguen este soporte extendido, que migren sus sistemas a Windows Server 2022.

Dependiendo del servidor Windows Server 2012 / R2, estamos hablando de pagar una mensualidad desde 55 dólares (servidores 2 núcleos), hasta 437 dólares (16 núcleos) para mantenerse al día con las actualizaciones. Es obvio que pequeñas empresas priorizarán dar el salto a Windows Server 2022.

En la web oficial, la versión Essentials (25 usuarios y 50 dispositivos) tiene un coste de 501 dólares. Pasamos a la versión Estándar para entornos virtualizados por 1.069 dólares, o el nivel Datacenter para entornos de nube y gran virtualización por 6.155 dólares. De esta forma, será más barato la transición, pero claro, muchas compañías podrían presentar problemas durante dicha migración. Evidentemente, mediante nuestros socios de keys, se puede acceder a Windows Server 2022 Estándar por apenas 38 euros.