T-FORCE SIREN GD120S: sistema de refrigeración por agua exclusivo para SSD

Sabes cuando las temperaturas de los SSD han llegado muy lejos cuando TEAMGROUP ha lanzado su sistema de refrigeración por agua T-FORCE SIREN GD120S. Estamos hablando de una líquida AIO enfocada únicamente a refrigerar un SSD en formato M2 2280. Es decir, el tamaño estándar. De esta forma pasamos de soluciones que refrigeran la CPU o GPU más el propio SSD, a una propia solución de refrigeración por agua exclusiva para el SSD.

Puede parecer algo exagerado, pero si tenemos en cuenta que los SSD PCI-Express 5.0 presentan serios problemas de sobrecalentamiento, pues es una opción. Es por ello que la compañía menciona las ventajas de esta líquida en un SSD PCIe 5.0. Tras la breve introducción, veamos más de cerca este T-FORCE SIREN GD120S.

Especificaciones de la líquida para SSD T-FORCE SIREN GD120S

T-FORCE SIREN GD120S

Partimos por lo básico, que es un radiador de aluminio dedicado de 120 x 120 x 27 mm de espesor. Este radiador, conformado de 13 filas de aletas de alta densidad, se ve apoyado por un ventilador PWM de 120 mm capaz de girar hasta las 2.200 RPM. Esto permite generar un alto flujo de aire de 93,97 CFM con una presión estática de 3,53 mmH2O con una sonoridad de 35,6 dBA. Este ventilador no solo es el encargado de reducir la temperatura del líquido refrigerante, sin que añade algo de color gracias a la iluminación LED ARGB.

Este radiador esconde la propia bomba de agua. Esta es capaz de trabajar a 4.000 RPM para mover un flujo de 850 mililitros al minuto. El líquido refrigerante tiene que recorrer los 400 mm de longitud de los tubos para llegar y reducir la temperatura del bloque de cobre que refrigera el SSD con contacto mediante un compuesto térmico. Todo ello va ligado a una patente de invención, y 3 años de garantía.

La única forma de hacer que un SSD PCIe 5.0 funcione a baja temperaturas

T-FORCE SIREN GD120S

Con doble tubo de aleación de aluminio dedicado y bloque de agua SSD junto con un bastidor especialmente diseñado para el factor de forma M.2 2280 PCIe, permite montar el SSD bajo una base de cobre, proporcionando un excelente rendimiento de enfriamiento.

Según la compañía, el SSD T-FORCE SIREN GD120S reduce notablemente las temperaturas. En concreto, es capaz de mantener un SSD PCIe 5.0 a una temperatura de 54ºC. Básicamente, una temperatura perfecta para exprimir estas unidades sin experimentar caídas de rendimiento por sobrecalentamiento.

En lo que respecta a su lanzamiento, únicamente se indica que se venderá en Norteamérica a finales del mes de diciembre. Por desgracia, no se indicó el precio al que llegará.