EE.UU. termina su Ley CHIPS y bloquea toda inversión de las empresas adjuntas en China por 10 años

Estados Unidos va tarde, y lo saben. Pero no importa, al menos eso dicen desde la Casa Blanca. El caso era llegar bien, y sobre todo, no dar espacio a las empresas americanas o extranjeras que vengan a por el dinero del contribuyente yanki. Aun así, la administración Biden ha tenido que ceder en algunas pretensiones, principalmente porque las empresas necesitan un pequeño margen de maniobra. Igualmente, el bloqueo es total a la inversión salvo dos casos en concreto. Así es la regulación de la Ley CHIPS for America.

Tarde, pero bien, esa es la consigna que impera dentro del seno del gobierno americano. La finalización de la regulación de la Ley CHIPS for America era clave para dar rienda suelta al dinero, el cual otorgará 39 mil millones de los 52.700 destinados en total para dicha Ley.

El objetivo de la regulación de la Ley CHIPS: impedir que los receptores del dinero inviertan en China

Ley-CHIPS-for-America-condiciones

Sin duda es algo complicado de hacer y difícil de demostrar, pero por ello EE.UU. va a pedir a las empresas que rindan cuentas, sobre todo por las dos excepciones que veremos a continuación. Además, aunque el objetivo principal es China, las empresas que quieran el dinero del tío SAM tampoco podrán invertir en Rusia, el bloqueo aquí es total, puesto que no hay inversión previa en suelo de Vladimir Putin.

Pero además de esto, la regulación de la Ley CHIPS va más allá, puesto que limita a estas empresas receptoras del dinero público a participar en cualquier tipo de esfuerzo conjunto de investigación y desarrollo, además de prohibirles dar licencias de tecnología a cualquier tipo de entidad extranjera de uno de estos dos países.

"Tenemos que estar absolutamente atentos a que ni un centavo de esto ayude a China a adelantarse a nosotros", dijo Gina Raimondo. Siento la presión. Estamos atrasados, pero es más importante que lo hagamos bien. Y si nos tomamos otro mes o unas semanas más para hacerlo bien, lo defenderé porque es necesario".

10 años sin invertir y dos concesiones muy limitadas

Ley-CHIPS-EE.UU-empresas

Las reglas finales son un bloqueo casi total por todo lo dicho, pero quedan dos concesiones que comentar y que, al parecer, se han hecho para auditar a las empresas en caso de ciertos gastos por motivos varios en uno de estos dos países, sobre todo China.

Al bloqueo e impedimento de invertir o realizar una expansión material de la capacidad de producción o fabricación de semiconductores para FAB avanzadas y de vanguardia, se le suma ahora la producción de obleas.

Las reglas solo permiten dos márgenes claros:

  • La regla final vincula la ampliación de la capacidad de fabricación de semiconductores con la adición de salas blancas (White ROOM) u otro espacio físico, definiendo las expansiones de materiales como un aumento de la capacidad de producción en más del 5%.
  • La regla prohíbe a los destinatarios agregar nuevos espacios de sala limpia (Clear ROOM) o líneas de producción que resulten en una expansión de la capacidad de producción de una instalación más allá del 10%.

Supervisión individual según la clasificación de los semiconductores

Gina-Raimondo-hackeada-en-China

Y aquí entra el último punto a tener en cuenta que es un poco ambiguo. Y es que EE.UU. también clasifica a algunos semiconductores como críticos, por ejemplo, todos los relacionados con nodos maduros (de 7 nm hacia arriba), chips de computación cuántica, chips para entornos de radiación, chips para uso militar, y por supuesto, chips para IA.

No concreta aquí nada sobre todos estos sectores, donde salvo el de la IA, tendrán que pasar por supervisión de la administración Biden por seguridad nacional. Lo que se entiende es que estudiarán caso por caso para dar luz verde o no, aunque ya sabemos cuál será el resultado visto lo visto desde marzo. En cualquier caso, el dinero comenzará a fluir en breve y el sector de los chips en América volverá a competir el trono con Asia.