Intel reclama más fondos de la Ley CHIPS: «TSMC y Samsung no son estadounidenses»

Intel ha sido muy crítica con la Ley CHIPS for America. Hay que recordar que bajo este nombre, el Gobierno de los Estados Unidos ofrece una inyección de hasta 53.000 millones de dólares para incentivar la fabricación de chips en suelo estadounidense. Como es evidente, muchas de las fundiciones más importantes del mundo se han mostrado interesadas, entre ellas grandes del sector como Samsung, TSMC y, evidentemente, la propia Intel.

Ahora, el propio CEO de Intel, Pat Gelsinger, durante los Aspen Security Forums 2023, se pronunció sobre estas inversiones del Gobierno. Dentro de un marco relacionado con los semiconductores y la seguridad nacional, el CEO indicó que, básicamente, Intel debería llevarse la inversión de 52.000 millones de dólares casi en su totalidad, y no compartirla con el resto de la industria. Entre las ocurrencias, indicó que la ayuda era de Estados Unidos, y que Intel era una empresa estadounidense.

El CEO de Intel defiende que la inversión de Ley CHIPS se centre en IFS (Intel Foundry Services)

 0

Durante su intervención, Pat Gelsinger mencionó que Intel debería recibir la mayor parte de los 52.000 millones de dólares de la Ley CHIPS. Entre los motivos, simplemente porque Intel es una empresa estadounidense. De esta forma, deja caer que sus principales rivales, que son TSMC y Samsung, no merecen gran parte de estas ayudas al ser de Taiwan y Corea del Sur de forma respectiva. Eso sí, ambas empresas fabrican semiconductores para empresas estadounidenses. Por su parte, Samsung ya cuenta con una fundición en Texas, mientras que TSMC sigue luchando con la construcción de su fundición en Arizona.

Básicamente, tanto Samsung como TSMC han comenzado a invertir en suelo estadounidense. También estos motivos fueron obvios, ya que muchos contratos asociados a la producción de chips sensibles tienen como requisito que se fabriquen en suelo estadounidense para evitar cualquier problema de seguridad nacional.

Si bien Intel es la que más fundiciones tiene en los Estados Unidos, hay otras muchas más compañías estadounidenses fabricantes de semiconductores. Evidentemente, todas ellas también aspiran a un trozo de la Ley CHIPS para mejorar sus instalaciones. Entre estas compañías, tenemos a muchas muy conocidas como GlobalFoundries, Micron, Texas Instruments (TI), Qorvo, NXP, On Semi, Analog Devices, Microchip Technology, y un largó etcétera.

Todas estas compañías mencionadas cuentan con fundiciones que producen sus propios chips en suelo estadounidense. Sin muchas de estas empresas, Intel no podría vender ninguno de sus chips, ya que muchas de ellas producen componentes muy necesarios que se utilizan para fabricar componentes como placas base, u ordenadores portátiles.

La Guerra entre Estados Unidos y China es el principal reclamo

Japón envíos China EE.UU.

Pat Gelsinger se refería a sus declaraciones en ofrecer la mayor parte de la ayuda para fortalecer a Estados Unidos con su guerra comercial con China. Los controles a la exportación están causando problemas en el negocio mundial de los semiconductores.

También hay que tener en cuenta las malas decisiones de Intel en el pasado. A nivel de semiconductores, Intel se quedó dormida por muchos años, y una prueba de ello es que si bien bajo el mandato de Pat Gelsinger la compañía ha sufrido un gran avance, a día de hoy Intel está ofreciendo chips a un proceso de fabricación de 10 nm mientras que su principal competidor, TSMC, verá como sus primeros chips a 3 nm debutarán en el mercado el mes que viene a manos de Apple.

De esta forma, esta inversión también se puede entender como una gran inyección de capital para acelerar la hoja de ruta de procesos de fabricación para competir en el mercado de chips de alto rendimiento. Por otra parte, Intel estrenará a finales de este año su proceso de fabricación Intel 4. Si bien Intel 4 es un proceso de 7 nm, Intel indica que equivaldría a los 4 nm de TSMC, de ahí su nombre.