Samsung y SK Hynix ocuparán el mercado de la memoria dejado por Micron en China tras el bloqueo

Golpe de efecto de los aliados de EE.UU. en China. Como vimos hace unos días, el país de Xi Jinping ha bloqueado a Micron alegando un problema de seguridad, concretamente, un riesgo para la seguridad del país. Esto ha propiciado movimientos interesantes en el escenario político, que como no podía ser de otra forma, está afectando al sector de los semiconductores. Y es que Micron sale del mercado de China, se va a Japón de la mano de EE.UU. y ahora... Llega Corea del Sur y va a hacerse con el hueco de los americanos.

Un problema mayúsculo para China, e indirectamente para EE.UU., porque no olvidemos que todos compiten por el dominio mundial de los chips de memoria. La decisión de China para golpear a EE.UU. no solamente no va a tener consecuencias graves, sino que acaba de darle en bandeja de plata el mercado a sus dos rivales más directos.

Micron se va de China y Samsung y SK Hynix cogen el testigo

Micron-FAB

Cuidado porque el tablero de ajedrez acaba de cambiar. Estados Unidos ya veía venir el golpe de China a modo de bloqueo a Micron, el cual sucedió y por eso tenía en la recámara la opción de Japón, previa inversión de 3.600 millones desde la empresa. El problema es que Micron tenía un importante balance de ventas en suelo chino, se dice que entre el 25% y el 16% de sus ingresos, según el analista e informe en el que se mire.

El impacto económico estará presente, pero no es un problema. El verdadero temor de EE.UU. es la competitividad y los tiempos. La inversión de Micron tardará en dar frutos un par de años, pero le ha dejado el mercado en bandeja a Samsung y SK Hynix en China. Por eso, la Administración Biden preguntó a Corea del Sur si sus dos gigantes de la industria de la memoria podían contenerse en China.

En otras palabras, que no ocupasen el hueco que Micron había dejado tras salir abruptamente. Y claro... Llegan los problemas.

Corea del Sur responde de manera diplomática

Samsung-vs-SK-Hynix

El gobierno coreano ha sido divergente en su respuesta, algo que no esperaba Biden. El proyecto que planteó EE.UU. para Corea del Sur en conjunto, del cual no se sabe nada, fue rechazado por su homólogo en Seúl. Además, Corea del Sur respondió a EE.UU. afirmando que no interferirá en los asuntos de Samsung y SK Hynix sobre a quién deben entregar los productos.

Es decir, que Samsung y SK Hynix van a aumentar sus ventas en China si las empresas de dicho país necesitan chips de memoria, que es lo más probable, porque SMIC no puede albergar todo el mercado chino en estos momentos.

El problema está en que ni Samsung ni SK Hynix podrían aumentar su presencia en China si se adhieren a la Ley CHIPS de EE.UU., principalmente porque el recibir dinero de dicho país impide legalmente la expansión en el de Xi Jinping durante 10 años. ¿Van a suministrar Samsung y SK Hynix memorias desde Corea del Sur y sus fábricas allí alojadas? Es lo más probable, pero entonces se va a incurrir en mayores tiempos y mayor precio por el transporte.

China ha abierto "la lata", EE.UU. saldrá perjudicada, China tendrá retrasos y mayores precios, Corea del Sur se frota las manos con Samsung y SK Hynix. ¿Creéis que esto se va a quedar así? Con EE.UU. de por medio, seguro que no. Seguimos informando.