Los precios de las placas base han subido casi un 40% en solo 3 años

Aunque ya hemos visto los datos de procesadores y placas base vendidas en la última semana, hay un dato escalofriante que tiene que ser tratado aparte. Y es que aunque las CPU más o menos han mantenido los precios, e incluso están bajando con pequeños recortes, el de las placas base es algo fuera de lo común. Los datos muestran una subida infernal en apenas unos años de diferencia y los factores que lo han propiciado son realmente complejos de explicar y nada claros. ¿Qué ha ocurrido en solo 3 años para que el precio de las placas base haya subido tanto?

Son, como en el caso del artículo anterior, datos de Mindfactory, salvo que esta vez se compara la última semana con la de finales de 2020, justo antes de entrar en la escalada de los semiconductores. Hay pocos datos, pero el más elocuente en este caso es el ASP o precio de venta promedio entre noviembre de 2020 y marzo de 2023.

El precio de las placas base ha subido sin control alguno

No vamos a tratar las ventas de placas base como tal, aunque sí que os dejamos los datos si tenéis curiosidad por verlas. Nos vamos a centrar en el subidón del precio al contrastar datos entre 2020 vs 2023. Para ello vamos a irnos al 29 de noviembre de 2020 donde TechEpiphany publicaba los resultados de dicha fecha y donde se veía que el precio promedio de venta en las placas base de AMD era de 120,5 euros por los 140,78 euros de las Intel, independientemente del chipset.

¿Qué tenemos ahora en 2023? Pues un ASP para AMD de 163 euros, mientras que para Intel asciende a 197 euros. Con una simple regla de tres vemos que los porcentajes han subido en un +35% para el equipo rojo y un +40% para el equipo azul, es decir, las placas base son ahora, como mínimo un 35% más caras hasta un 40% más caras que hace tres años.

Factores que condicionan la subida

Aunque son los fabricantes los que fijan los precios, hay algunos factores que no pueden controlar, como la inflación. Pero esta no es la explicación a la subida como tal, porque si la tenemos en cuenta a su tasa más alta como peak, los datos muestran que hay casi un 15% de media que no aparece por ninguna parte. En otras palabras, falta un 15% que no tiene un factor indirecto a los fabricantes.

La explicación a esto llega desde la competencia entre ellos. Se suele decir que la competencia favorece un mejor precio, pero aquí no ha sido así, principalmente porque no se ha parado de añadir extras a las placas base conforme se sube de gama. Si miramos atrás, lo que antes era una placa base de gama alta ahora en características es gama media, y el precio ha tendido a igualarse.

Ahora tenemos CPU que consumen más, eso implica un mayor número de capas en PCB, mejores controladores de voltaje, más sistemas de regulación de tensión, mejores diseños, más número de conectores, fases, condensadores etc. Si a esto le sumamos un mayor número de USB y con más velocidad, sistemas RGB más complejos y pequeñas características clave, lo que obtenemos son mejores placas, pero a un precio mayor a misma gama.

Los precios están bajando poco a poco

Placas Base ASUS X670 AM5

¿Tanto para justificar entre un 10% a un 16% de subida? Si tenemos en cuenta el precio de las materias primas disparado (ya están bajando y a un buen ritmo) la cadena de suministro rota (ya está con precios inferiores a 2020), pues es posible que tenga algo de justificación todo lo dicho, pero no tenemos los datos clave para ver si, efectivamente, en materiales e I+D está el cambio. Podemos dar por sentado que la inflación tiene una parte de culpa, el aumento de características obligadas por AMD e Intel tiene también algo que ver, el empuje entre ellas para ofrecer productos más completos influye algo, y el coste de materiales termina de dinamitar la ecuación.

Igualmente y ya mirando al futuro, la eficiencia es el factor determinante y con la caída de costes, es posible que las nuevas arquitecturas de CPU y sus productos permitan reducir prestaciones generales en las placas a base de consumos más "normales" en los procesadores. Igualmente, si miramos historiales de precios, en apenas 6 meses se ha dado una bajada interesante, lo que evidencia que antes estábamos por encima de ese 40% del que hablábamos antes, una auténtica locura que parece tener fin poco a poco.