Una futura «Switch 2» podría presentar problemas de retrocompatibilidad

Vuelven los rumores en torno al futuro lanzamiento de una "Nintendo Switch 2", esta vez, ligados a la retrocompatibilidad de la consola. En concreto, según un nuevo análisis realizado por un desarrollador NightDive Studios, la sucesora de la Switch podría presentar desafíos importantes al implementar la retrocompatibilidad por software en los juegos.

En concreto, "ModernVintageGamer" indica que el hardware obsoleto de la actual consola de Nintendo podría derivar en una incompatibilidad para ejecutar sus juegos en su sucesora. Además del hardware, se habla de la forma en que actualmente se compila el software de la Nintendo Switch. En concreto, no se garantiza la retrocompatibilidad de la nueva consola con los juegos de la antigua.

Como claro ejemplo de la edad del hardware, tenemos el SoC de NVIDIA, el Tegra X1. Este lo usó NVIDIA también en sus dispositivos NVIDIA Shield, y debutó en el año 2015.

"Si Nintendo abandona el Tegra X1, algo que todos creemos que probablemente hará, los juegos actuales de Switch no funcionarán en el nuevo hardware, es decir, sin recompilar los juegos para adaptarlos a ese hardware", explicó.

Usar el NVIDIA Tegra X1 plantea problemas de retrocompatibilidad en la "Switch 2"

La Nintendo Switch 2 tendrá el desafió de ofrecer retrocompatibilidad

En concreto, Nintendo tendría que gestionar recursos adicionales para garantizar este problema de compatibilidad. Uno de ellos lo utilizó Microsoft en sus Xbox Series, y es añadir la emulación de software. Por ejemplo, la Xbox Series X puede usar la potencia de su hardware para emular por software una Xbox 360 y poder ejecutar juegos que fueron originalmente diseñados para esta consola.

Sin ir más lejos, en PC es muy habitual usar emuladores para poder ejecutar cualquier juego de cualquier plataforma. Eso sí, para consolas modernas se requiere de un hardware moderno y potente.

Aunque en teoría una Switch 2 podría hacer esto para garantizar la retrocompatibilidad, requeriría de una potencia de procesamiento considerable. Incluso la Steam Deck, que es un dispositivo significativamente más potente que la Nintendo Switch, tiene problemas para emular algunos títulos de Switch. Si a esto le sumamos que es bien sabido que Nintendo no suele invertir nunca en ofrecer un hardware potente, eso implicaría darse un tiro en el pie y cerrar la puerta a la emulación de títulos de su consola de anterior generación.

Más opciones para garantizar el uso de juegos antiguos

 1

Otra hipótesis, es que Nintendo podría haber comentado dicho problema a NVIDIA. En este caso, NVIDIA podría ofrecer compatibilidad con Tegra X1 en su nuevo chip. Sin embargo, según se indica, este soporte no se ha aplicado hasta el momento. En esencia, se requiere de mucho trabajo, un trabajo que no compensaría realizar.

Si se quiere llevar la compatibilidad por todos los medios, la única solución es que esta "Nintendo Switch 2", además del hardware de nueva generación, incluya un SoC Tegra X1 para ejecutar de forma nativa los juegos actuales de Nintendo. Si bien suena a locura, no es una idea descabellada. La Nintendo Wii incorporaba en su interior el chip de la Nintendo GameCube para poder ejecutar los juegos de la consola de anterior generación. Además, esta opción no requiere de un potente hardware para emular la ejecución de juegos por software.