ASRock Blazing M.2 Gen 5: disipador para SSD tope de gama

ASRock se está preparando para el lanzamiento de un nuevo disipador por aire para SSD, hablamos del Blazing M.2 Gen 5. Como su propio nombre ya nos adelanta, estamos ante un sistema de refrigeración diseñado para los SSD PCIe 5.0. Quizas lo curioso de todo ello, que estén llegando sistemas de refrigeración mientras que estas propias unidades de almacenamiento aún no han salido a la venta.

La compañía garantiza que este sistema de refrigeración es compatible con todas sus placas base actuales, y estas son las Intel Z790 o AMD X670 o B650. Eso sí, dependiendo de la placa base escogida, hay pequeñas variaciones en el diseño del disipador para garantizar la plena compatibilidad. Pese a este cambio, a nivel de especificaciones, son idénticas, con la diferencia del tamaño de alguna de sus partes.

El disipador ASRock Blazing M.2 Gen 5 refrigerará tu SSD empeorando la sonoridad de tu sistema

Disipador SSD ASRock Blazing M.2 Gen 5

Al igual que otros fabricantes, la compañía ha optado por ofrecer un disipador de aluminio de 30 mm de altura por 30 mm de alto y 10 mm de espesor. Como esto es insuficiente para lidiar con las temperaturas de un SSD de alto rendimiento, la ASRock optó por integrar un pequeño ventilador de 30 mm. Este ventilador ofrece un bajo flujo de aire de 4,92 CFM, mientras que el detalle más importante, la sonoridad, lo omitió. Tampoco esperes conocer el precio del disipador ASRock Blazing M.2 Gen 5, al menos, por ahora. Las primeras imágenes que tenemos es de un prototipo al que tuvo acceso Wccftech.

Viendo otras soluciones que ya se han anunciado en el mercado, hay un gran descontento en lo que concierte al ruido que genera un ventilador de pequeño tamaño a altas revoluciones. Debido a que los dos únicos SSD que se han podido analizar, con ventilador integrado, generaban un molesto ruido, otras compañías optan por otras opciones. Estas pasan por emplear disipadores de cobre, o buscar una solución algo más asequible, que es un disipador de aluminio pero apoyado de un heatpipe de cobre. Por opciones no será.

El gran problema de los SSD PCIe 5.0 son las altas temperaturas

 1

Debido a ello, otros fabricantes han optado por opciones más drásticas, que pasan por ofrecer sistemas de refrigeración dignos de una CPU, para el SSD. Es decir, disipadores en forma de torre. Si bien es mucho más aparatoso, y presentará más problemas de compatibilidad, al menos elimina el problema del sonido ofreciendo la mejor refrigeración posible. Evidentemente, estos sistemas solo los veremos como una opción a añadir, y nunca implementado de serie en un fabricante de SSDs.

Por otro lado, otra opción más rentable, suele pasar por emplear un delgado disipador de grafeno. Si bien este solo no sería suficiente para lidiar con las temperaturas a máximo de rendimiento, este tiene una lógica. La lógica pasa porque se complemente con el disipador de aluminio que ya integra la placa base para el SSD. De esta forma, el SSD cuenta con un sistema de refrigeración más eficiente sin encarecer el producto. Quizás lo más importante de todo, es garantizar su uso en cualquier equipo. Y más en equipos Micro-ATX o Mini-ITX, donde los sistemas de refrigeración más avanzados sí generarán serios problemas de compatibilidad.