Rusia llama «criminal de guerra» a Elon Musk por usar Starlink contra objetivos militares

Rusia está tensando la cuerda con EE.UU. en el marco de la OTAN. Tras aceptar el envío de tanques punteros a Ucrania para defender el territorio de Rusia, ahora los de Vladimir Putin atizan a Elon Musk por la ventaja que les está dando a los aliados de la OTAN contra objetivos rusos. Y es que Starlink está siendo clave en la guerra hasta el punto que Putin quiere aniquilar los satélites y, además, ya está poniendo la maquinaria en marcha. El primer punto, usar los medios de comunicación y los que allí trabajan para avisar a la población de que el señor Elon Musk es un criminal de guerra.

La guerra no cesa. De algo relámpago se ha pasado a un quiste que se va a recrudecer con el final del invierno y la llegada de la primavera. El tablero borrará las piezas y situará artillería puntera al frente, Europa, EE.UU. y la OTAN están tomando parte directa enviando lo mejor que tienen y eso es un arma de doble filo. Por eso, la "misión especial" de Putin coge tintes más agresivos y para eso hay que concienciar a la población de quién es el nuevo enemigo a batir.

Elon Musk, el hombre más rico del mundo ahora es un criminal de guerra para Rusia

Ha sido en la televisión pública rusa donde mediante uno de los presentadores más populares de dicho país y experto en análisis de la guerra se ha atizado duramente a Musk, convirtiéndolo oficialmente en un objetivo, lo que, curiosamente, ya adelantó un general ruso hace dos semanas:

"Bueno, objetivamente hablando, esa tecnología y esos satélites que él proporciona (Starlink), y esos terminales, ahora se están usando para crear drones de ataque de varios grados de potencia. Y tenemos que tratar con ellos en serio, con este grupo espacial y con todo el resto, como ese militarista Elon Musk. Trabajan para Elon Musk, que se convirtió en militarista hace mucho tiempo y es, en principio, un criminal de guerra."

Ni es la primera vez ni seguro será la última que Rusia ataque a Elon Musk por proporcionar apoyo y logística militar, así como información relevante contra el enemigo de la OTAN. Por ello, se cree que Rusia podría lanzar ciberataques contra Starlink, de manera que sepan qué información están recopilando, dónde se sitúan o se van a situar los satélites y cómo se comunican entre las bases.

La OTAN, el avión Global Hawk, Starlink y los Tu-95 dañados

Desde Rybar se estaba refiriendo al ataque de los drones ucranianos en suelo ruso, donde durante más de 500 millas no fueron detectados, algo que ahora saben cómo pudo ocurrir. Al parecer, fue una mezcla de tecnología, pericia y coordinación, puesto que se habla del avión de vigilancia Global Hawk de la OTAN como estratega principal.

Este avión es un UAV de la más alta tecnología, lanzado a finales de 2017 y con una autonomía de más de 30 horas de vuelo a gran altitud. Su sensor principal es un Multi-Platform Radar Technlogy Insertion Program (MP-RTIP) de apertura sintética, lo que le permite funcionar de día, noche, con tormentas y todo sin perder de vista el objetivo, ni parar de detectar tropas o monitorizar bases enteras, todo con imágenes de alta calidad.

El ataque se originó buscando puntos ciegos con el Global Hawk desde el aire. Esto permitió a los drones colarse sin ser vistos por las defensas aéreas, todo mientras la vanguardia desplegaba terminales Starlink en tierra para transmitir imágenes en vivo de las bases y las defensas. El ataque de los aliados dañó varios bombarderos estratégicos Tu-95 "Bear", los cuales estaban siendo usados para atacar objetivos ucranianos.

Esto ha obligado a replantear dónde deben estar estos aviones en territorio ruso, por lo que los han movido más hacia el interior viendo el despliegue y coordinación de los ucranianos. Es lógico que Rusia esté dolida por el ataque, y por eso ahora Elon Musk es un criminal de guerra para los de Putin, y Starlink está considerada como un objetivo a destruir.