La memoria DDR5 no despega, fiasco tras fiasco en PC y servidores

La memoria DDR5 no termina de cuajar en el mercado y no es que lo digamos nosotros o lo penséis vosotros por las malas ventas y el golpe (o paliza) que se está llevando el sector en todos los términos. Es que no hay forma humana de que esta memoria llegue en la proporción de ventas que se esperaba. La firma de investigación de mercado Omdia ofrece más detalles de lo que está por venir y... Choca frontalmente con los anteriores informes. ¿Es la memoria DDR5 un fiasco?

Muchas causas ya que hemos tratado con anterioridad sirven de prólogo para explicar hacia dónde vamos. La baja demanda, el alto precio, la poca disponibilidad son los precedentes, pero ¿por qué no hay previsiones alcistas tras los nuevos EPYC y Sapphire Rapids?

La memoria DDR5 no coge velocidad y se convierte en un fiasco

Netac Z-RGB DDR5

Las previsiones han ido cambiando de una forma muy abrupta en muy poco tiempo. Los análisis para este 2023 eran bastante optimistas, no tanto por el sector de PC, que va cuesta abajo y sin frenos, sino por el sector de los servidores, mucho más inmune a los vaivenes de los precios.

Pero no, las empresas están echando el cierre en un momento crucial para los fabricantes de CPU y RAM.

DDR5 2023

Y es que se preveía hace solo un mes que la DDR5 representase en este primer trimestre del año entre un 7% y un 8% del global en RAM frente al 4% del último trimestre del 2022, y que a finales de año ya estuviese en un 20%, donde la previsión más optimista hablaba de un 28% nada menos.

La media, curiosamente, estaría sobre el 24% en un año que debería ser malo, pero que en este sector en concreto levantaría la cabeza poco a poco. Pues para máxima sorpresa, la propia Omdia ha rectificado los datos en base a nueva información que ha obtenido y que no ha revelado, mostrando una situación mucho más preocupante.

El tirón de los EPYC y Sapphire Rapids queda entre nada y poco

AMD-EPYC-vs-Intel-Sapphire-Rapids

Como decimos, la firma de investigación de mercado Omdia ya no es tan optimista. De hecho, ha rebajado la participación de esta memoria para este 2023 ya en servidores desde el 28% al 13%, un fiasco para DDR5 sin duda. Hasta tal punto llega la corrección, que solo ven el Q4 de este año como algo medianamente positivo, donde la penetración de este tipo de memoria debería estar sobre el 24%, lo que supone al mismo tiempo que en PC la situación va a estar peor que en la actualidad.

Pero hay más, porque también se dice que la disminución de la adopción de la DDR5 será mayor que la que se podrá ver en la DDR4, o lo que es igual, las ventas serán menores para la primera que para la segunda. Por lo tanto, podemos entender que las plataformas Zen 3 y LGA 1200 seguirán siendo las reinas de las ventas y mantendrán el pulso, mientras que Zen 4 y LGA 1700 van a vender entre poco y nada.

Al mismo tiempo, EPYC Genoa y Sapphire Rapids van a presentar unas ventas no esperadas si todo se cumple, lo cual tiraría por tierra las previsiones de AMD e Intel, que tenían puesta la esperanza en este mercado desde este mismo trimestre.