60 países firman la «llamada al uso militar responsable de la Inteligencia Artificial»

Muchos países, con EE.UU. a la cabeza, están trabajando en lo que se entiende como el uso "responsable" de la Inteligencia Artificial con fines militares. De hecho, 60 países han firmado un preacuerdo no vinculante que sienta las bases primigenias de lo que aspiran a conseguir en un futuro tratado, ahora sí, legal. La "Llamada a la acción para el respaldo del uso militar responsable de la IA" tiene una segunda parte lanzada desde Estados Unidos: la "Declaración política sobre el uso militar responsable de la inteligencia artificial y la autonomía". ¿Qué temas trata exactamente?

Se acabó la cumbre internacional sobre el uso responsable de la IA militar en La Haya, en Países Bajos. Es la primera conferencia de este tipo y EE.UU. está muy interesado, por motivos que se desconocen, de que se logre un acuerdo sobre este tema tan controvertido de la Inteligencia Artificial, ¿hay intereses ocultos?

El hardware y los algoritmos de IA serán claves en las guerras del futuro

IA-militar-robots

En dicha cumbre, la subsecretaria de Estado para el Control de Armas de EE. UU., Bonnie Jenkins, dijo:

"Invitamos a todos los estados a unirse a nosotros para implementar las normas internacionales, en lo que respecta al desarrollo militar y el uso de IA y armas autónomas".

Ese "a nosotros" deja claro quien quiere liderar la normativa y eso se vio claramente en su preámbulo:

El uso militar de la IA puede y debe ser ético, responsable y enfocado a mejorar la seguridad internacional. El uso de la IA en los conflictos armados debe estar de acuerdo con el derecho internacional humanitario aplicable, incluidos sus principios fundamentales. El uso militar de las capacidades de la IA debe ser responsable, incluso mediante dicho uso durante operaciones militares dentro de una cadena de mando y control humano, siendo este responsable. Un enfoque basado en principios para el uso militar de la IA debe incluir una consideración cuidadosa de los riesgos y beneficios, y también debe minimizar los sesgos y accidentes no deseados. Los Estados deben tomar las medidas apropiadas para garantizar el desarrollo, despliegue y uso responsable de sus capacidades militares de inteligencia artificial, incluidas aquellas que permiten sistemas autónomos.

El texto es muy ambiguo y deja muchos supuestos en el aire, así que EE.UU. ha trabajado estos días y ha mostrado lo que ellos consideran las 12 mejores prácticas enumeradas en esa declaración política de la que hablábamos antes.

Todo un arsenal militar que tendrá Inteligencia Artificial en poco tiempo

Drone-de-reconocimiento-con-IA

No es solamente el equipo militar con el hardware que se incluya en el futuro, así como los nuevos algoritmos que le den vida, hablamos también de las armas nucleares actuales, los diseños militares de la actualidad y otros supuestos que también han sido tratados. Las armas de ahora ya son relativamente inteligentes y esto no es lo más preocupante y lo que se aborda, sino las armas autónomas que podrían ganar guerras futuras.

Por ello, en las 12 prácticas que se citan existen puntos que tratan desde la formación del personal, metodologías de auditorías o incluso las capacidades militares que puede tener cada tipo de IA. Pero sobre todo y por encima de todo se cita constantemente que el ser humano debe ser el responsable de la cadena de mando, incluso en sistemas autónomos, sobre todo con armas nucleares.

Pero se va un poco más lejos incluso:

"Los estados deben diseñar e implementar capacidades militares de IA para que posean la capacidad de detectar y evitar consecuencias no deseadas y la capacidad de desconectar o desactivar los sistemas implementados que demuestren un comportamiento no deseado".

Como vemos, se piensa en todo, pero igualmente este tema de la IA para el uso militar está todavía falto de determinación y complejidad, puesto que deben abordarse los sistemas afectados, la definición propia de Inteligencia Artificial en este campo y un sin fin de particularidades. Para ello, tendrán que sumarse más de los 60 países que ya se han reunido y tener en cuenta todos los límites para que la guerra no se convierta en algo así como el campo de batalla de Skynet, lo cual ya no parece tan descabellado si nos atenemos a lo dicho.