El teletrabajo destruye los impuestos: el hardware vendido no lo compensa

Desde que llegó la pandemia COVID-19, el teletrabajo o trabajo remoto desde casa se ha popularizado enormemente. En una época donde la humanidad era incapaz de hacer vida social e ir a las oficinas, un gran número de empresas optaron por dejar que sus empleados trabajaran desde casa. Sin embargo, esta forma de trabajo ha levantado numerosas quejas y ahora los analistas de EE.UU. están muy preocupados. Alertan que las ciudades estadounidenses perderán miles de millones en impuestos y la economía sufrirá un duro golpe por culpa del teletrabajo, provocando el cierre de múltiples oficinas.

Trabajar desde casa, un sueño para muchos y una tortura para otros, pero algo que no podemos negar es que ha pasado de se ha popularizado enormemente desde la pandemia. Antes de esta, la mayoría de trabajos que requerían que nos trasladáramos a nuestro edificio u oficina de trabajo. Sea cual fuese el lugar y aunque nuestro empleo se limitase a escribir correos electrónicos y responder correos electrónicos, teníamos que hacerlo desde las oficinas. Rara vez se daba la oportunidad de poder trabajar de forma remota, algo que tiene sus pros y sus contras, como todo. Pero desde el COVID, pudimos ver como las ventas de hardware se disparaban y se permitía trabajar a distancia. Pero para los analistas estadounidenses, el teletrabajo es una amenaza que debe ser regulada.

El teletrabajo fomenta el cierre de oficinas y caída de impuestos

Cierre Oficinas EE.UU. teletrabajo

Nosotros como ciudadanos, vemos el hecho de trabajar desde casa como algo positivo en la mayoría de los casos. Podemos trabajar en la indumentaria que queramos, como si nos apetece estar en pijama. A la vez, nos ahorramos los trayectos hacia la oficina, que en muchos casos son de 1 hora o más. Pero todas estas ventajas son desventajas para la sociedad, tras ver la preocupación de varios analistas económicos de EE.UU. Según ellos, la tendencia a trabajar desde casa está causando el caos en la economía. En EE.UU. casi un tercio de la población activa está con trabajando a distancia y los empresarios no ven la necesidad de mantener sus oficinas abiertas.

Esto es lo que está causando una "devastación" en las ciudades estadounidenses. Pues resulta que por culpa del teletrabajo, los impuestos de ciudades como Nueva York, Los Ángeles y San Francisco, están cayendo en picado. El cierre de las oficinas es una realidad con el teletrabajo y por ejemplo en Nueva York, Meta ya ha cerrado más de 41.800 metros cuadrados de oficinas, algo que provoca el desplome de los ingresos por impuestos.

Trabajar desde casa, el mayor enemigo de la economía

Teletrabajo, pérdida impuestos cierre oficinas

Esta peligrosa situación ha hecho que revistas como New York Magazine indique que el teletrabajo va a devastar las ciudades estadounidenses con el desplome de los impuestos. No es para menos, pues indica que un tercio de los ingresos de Nueva York dependen de estos ingresos fiscales y las oficinas representan una quinta parte de esto. Para que veamos la gravedad de la situación, Manhattan ha perdido 5.240 millones de dólares en impuestos desde 2019.

Además, tras los varios intentos de pasar a un modo de trabajo híbrido no han conseguido grandes avances. Y es que, solo el 56% de los trabajadores de Nueva York acuden a la oficina entre semana. Esto implica una caída del 56,3% de los ingresos antes de añadir impuestos y una pérdida de 17.500 millones de dólares en beneficios imponibles. El teletrabajo no solo ha afectado a los impuestos, sino también al transporte público, con una reducción del 30% respecto a 2019. También se ha perdido gran parte de la actividad social que hacían los trabajadores al acudir a tomar un café en los locales cercanos a sus oficinas.

Por último y no menos importante, en San Francisco, el núcleo de Silicon Valley donde se encuentran Meta, Google, Salesforce, Airbnb y otras compañías, se ha experimentado una tasa de desocupación en oficinas del 34 al 40%. Entre las soluciones, plantean convertir las oficinas en viviendas, aunque esto no deja de ser un argumento que no creemos que por se imponga, al menos en un futuro cercano.

"El trabajo a distancia está a punto de devastar las ciudades de Estados Unidos", asegura New York Magazine.
"El 'apocalipsis de la oficina' ha llegado", anuncia Business Insider.
"Nos adentramos en el apocalipsis inmobiliario por culpa del trabajo desde casa", alerta la Oficina Nacional de Investigación Económica.