Google pide anular una demanda que afectaría a su negocio en Android

La enorme compañía de Google últimamente está siendo objetivo de demandas multimillonarias por sus prácticas y políticas de uso. Justo antes de que finalizara el año ya anunciamos que la compañía pagaría 9,5 millones de dólares por rastrear la localización de los usuarios sin su permiso. Pues bien, ahora estaríamos hablando de una demanda antimonopolio, aunque esta vez Google ha pedido al Tribunal Supremo de la India que la anule, ya que esta vez involucra el ecosistema Android y las apps preinstaladas de Google.

A día de hoy Google es una de las mayores compañías del mundo, con más de 140.000 empleados en todo el mundo. Además, cuenta con miles de servidores y centros de datos y es capaz de procesar más de 1.000 millones de peticiones de búsqueda. Que decir, que el mercado de Android está dominado por su tienda Google Play Store y dispone de un gran número de aplicaciones instaladas de forma predeterminada en estos móviles. Es precisamente en este punto, entre el dominio de Google en el mercado y las apps preinstaladas, lo que hizo que surgiera una demanda antimonopolio hacia la compañía.

Google pide al Tribunal que anule una demanda antimonopolio de 161,9 millones

Google Demanda Dinero

Fue a finales de octubre de 2022 cuando Google se enfrentaba a una demanda sobre el uso indebido de Android para suprimir a la competencia. En aquel entonces, la Comisión de la Competencia de India multó a Google por un total de 161,9 millones de dólares. Esta demanda antimonopolio fue impuesta debido a que consideraron que Google obligaba a los fabricantes de teléfonos a preinstalar las aplicaciones de Google. Mediante esta estrategia evita que las compañías puedan desarrollar variantes de Android modificadas que dependan menos de los servicios de Google.

Con este argumento, la Comisión de la India asegura que Google mantiene su posición dominante y expulsa a los competidores de los navegadores o tiendas de aplicaciones. Y es que, afirman que Google exige que estos traigan la Google Play instalada de fábrica, junto a aplicaciones como YouTube o Chrome. Lo peor de todo, es que el regulador hindú emitió una orden de cese y desistimiento que prohíbe a Google imponer un pack de aplicaciones preinstaladas de la compañía en Android. Sabiendo el contexto, Google está desesperada por impedir que esta demanda afecte a su negocio en Android. Por ello, está acudiendo al Tribunal Supremo de la India como la última esperanza para detener esto, antes de que tenga que cumplir dicha orden.

Si no la anula, afectará a más de 600 millones de móviles Android

Android Google Muerto

Google se encuentra en esta difícil situación donde quiere evitar por todos los medios la prohibición impuesta sobre sus apps en Android. De hecho, la compañía lleva luchando meses contra esta demanda antimonopolio, la cual está previsto que entre en vigor el 19 de enero. Por ello, este sábado Google presentó su último recurso para ver si puede hacer cambiar la decisión del Tribunal Supremo del país. Los 161,9 millones de dólares no son un problema para Google, ya que hablamos de una empresa que facturó 257.600 millones de dólares el año pasado.

El problema es la prohibición impuesta por el regulador, además de obligar a la empresa a permitir tiendas de terceros en Google Play. Pero sobre todo, implicaría perder la batalla contra la India, un país que cuenta con unos 660,6 millones de usuarios con smartphones y el 97% son Android.