Así rinde DirectStorage con tarjetas gráficas AMD, Intel y NVIDIA

DirectStorage fue anunciado como tal hace casi un año y medio, ya va por la versión 1.1 y, de momento, ningún juego lo soporta. Parecería que es un fracaso anunciado, o que es difícil hacerlo funcionar, o que simplemente no merece la pena, pero nada más lejos de la realidad, puesto que ya tenemos la primera prueba "real" con los tres primeros fabricantes de tarjetas gráficas. Así rinde DirectStorage con AMD, NVIDIA e Intel y sus tarjetas gráficas.

¿Por qué tanto bombo a esta nueva tecnología? Bueno, es sencillo de comprender y resumiendo mucho, DirectStorage va a quitar de un plumazo el principal cuello de botella en los juegos, que no es más que la descompresión de datos y la transmisión de los mismos desde la RAM hasta la GPU, donde la CPU ahora no hará esta función clave, sino la tarjeta gráfica. Pero, ¿cuánto rendimiento real se gana?

Microsoft DirectStorage en AMD, Intel y NVIDIA vs SATA 6

Microsoft-DirectStorage

Para la prueba y datos que vamos a ver ahora se ha usado el único benchmark disponible que hay en la actualidad, y no es otro que el del aguacate de Microsoft. La particularidad es que el rendimiento se ha medido con tres tarjetas gráficas, un procesador y tres SSD, siendo uno de ellos SATA 6 Gb/s y dos NVMe (3.0 y 4.0 respectivamente).

Lo que vamos a ver es el cruce de rendimiento de DirectStorage con GPU NVIDIA, Intel y AMD según lo que se esté usando y cuál es la tasa de transferencia que consiguen las combinaciones, para así ver quién hace un mejor trabajo y de cuánto es el cuello de botella actual con esta descompresión de archivos desde la CPU hasta la GPU gracias a los datos almacenados en la RAM.

Hay que incidir en el hecho de que el procesador escogido ha sido un 12900K, el cual ha sido subido a 5,2 GHz en todos sus P-Cores, lo cual le aporta un plus de rendimiento para facilitar la comparativa.

¿Quién es más rápido y cuál hace un mejor trabajo?

DirectStorage-AMD,-Intel,-NVIDIA

Los datos son muy claros. Con un SSD SATA 6 Gb/s el rendimiento está muy estancado, solo destacando Intel con su Arc A770 y por la mínima con 1,64 GB/s, el resto se mantiene en 1,47 GB/s, algo pírrico realmente comparado con el ancho de banda disponible por bus para la GPU.

Al pasar a un SSD PCIe 3.0 los datos escalan sobremanera, incluso para el procesador, que logra 5,2 GB/s. En cambio, las tres GPU casi llegan a triplicar esa cifra, mostrando su potencial y el porqué Microsoft ha lanzado esta tecnología. AMD y NVIDIA están casi en empate técnico, Intel sobresale una vez más con 13,9 GB/s, pero ¿qué ocurre con PCIe 4.0?

Pues que con esta versión del bus y un SSD acorde obtenemos algo más de rendimiento. En concreto, la opción de AMD consigue 14,6 GB/s, la opción de Intel gana la comparativa de largo con 16,8 GB/s y NVIDIA queda segunda con 15,3 GB/s. El procesador, sin embargo, mantiene los mismos números, señal inequívoca de que ha tocado techo. Faltarían los datos con los nuevos SSD PCIe 5.0, pero visto el incremento de rendimiento entre 3.0 y 4.0, las diferencias parece que serán de nuevo interesantes al aumentar el ancho de banda disponible, ya que del primero al segundo se ha ganado más de un 20% de rendimiento.