El criptoinvierno ha llegado: el minado y volatilidad de Bitcoin en mínimos

Este año 2022 no ha sido bueno para las criptomonedas, las cuales han pasado de llegar a su valor máximo el año pasado a desplomarse hasta mínimos. Algunas de las más afectadas han sido las monedas como el Bitcoin y el Ethereum, las cuales eran muy populares entre los mineros. Pero ya hemos dicho en numerosas ocasiones que la minería de criptomonedas no está en su mejor momento, de hecho, ahora apenas resulta rentable en comparación. Por si fuese poco, ahora los mineros se enfrentan a un clima desfavorable en EE.UU donde los cortes de energía son habituales y muchos han tenido que desconectar sus equipos, golpeando duramente a la minería de Bitcoin y su hashrate.

En 2020 y 2021, podríamos decir que estábamos en el mejor momento de la minería de criptomonedas. En esta época, muchas personas decidieron dar el paso y minar con sus tarjetas gráficas, pues en aquel entonces resultaba rentable. Si invertíamos en una nueva gráfica, en cuestión de unos meses recuperábamos su valor y todo lo demás serían ganancias. Bajo el papel, esta actividad resultaba un negocio muy interesante tanto para individuales como para empresas. El cambio de perspectiva fue veloz, pues en muy poco tiempo, la minería de criptomonedas se popularizó enormemente y el consumo de energía por realizar dicha actividad se volvió un problema.

El hashrate del Bitcoin cae un 39% debido a la tormenta de EE.UU.

Bitcoin Minería Hashrate Desplome

Si ahora a finales de 2022 nos planteamos minar criptomonedas, las ganancias obtenidas son minúsculas, comparadas con las de años anteriores. Esto lo vimos reflejado en el mercado de segunda mano de tarjetas gráficas, que se llenó de unidades provenientes de minería. Si bien esto parecía indicar el final de la minería de Bitcoin, nada más lejos de la realidad, pues a día de hoy sigue habiendo mineros activos.

Al parecer, una gran parte de ellos se encuentran en Estados Unidos, en regiones donde la electricidad es mucho más barata que en nuestro país. Sin embargo, EE.UU. no se caracteriza por tener un clima muy favorable en general y de hecho, ahora está pasando por una tormenta invernal muy grave. Esta ha causado muchos daños en el país y ha matado a decenas de personas y además ahora sabemos que ha golpeado duramente a la minería de Bitcoin, disminuyendo su hashrate a casi la mitad.

En concreto, ha caído en aproximadamente un 39%, pues pasó de 253,88 exahashes el miércoles 21 de diciembre a 155,28 exahashes el sábado 24 de diciembre. Junto a esto, el índice de volatilidad del Bitcoin ha caído a su mínimo histórico, por debajo del registrado en 2018 cuando el BTC valía 3.200 dólares.

Los recortes de energía debidos al temporal paralizan la minería

Las causas de la caída del hashrate tan brusca en unos días coincidían perfectamente con la tormenta que está azotando a los estadounidenses. Pero por si había dudas, Core Scientific, un importante minero de Bitcoin dijo que participarían en múltiples recortes de energía para estabilizar la red eléctrica. Hablamos de un minero que se acogió al Capítulo 11 de protección por bancarrota hace apenas una semana. Junto a él, muchas otras empresas que se dedicaban a la minería de Bitcoin se han unido.

Por ejemplo, el minero de Bitcoin Riot Blockchain tuiteó el pasado jueves que estaba cerrando sus instalaciones por culpa de las condiciones climáticas extremas de Texas. Esto ha provocado ese desplome del hashrate que hemos podido observar donde en apenas unos días casi ha caído a la mitad. Se podría decir que el criptoinvierno ha llegado y nunca mejor dicho, acompañado de una tormenta invernal.