Microsoft comprará Netflix, ¿una jugada maestra tras lo de Activision?

Rompiendo todos los esquemas, aprovechando la controvertida situación de muchas empresas que no pasan por su mejor momento, Microsoft se está lanzando a lanzar una estrategia impresionante, tan agresiva como arriesgada y no es más que tirarse a la piscina de las compras con un plan que comienza a tomar forma y empezamos a entender. ¿Su nuevo objetivo? Pues Microsoft busca comprar Netflix, pero ¿por qué?

En los últimos 8 años Microsoft no ha hecho más que sacar el talonario y comprar empresas. Recordemos brevemente: Minecraft, LinkedIn, Nuance y ahora va a por Activision Blizzard al completo, pero claro, ¿qué tienen que ver todas ellas para sumar al negocio de la compañía? Pues parece ser que su nuevo foco tiene la clave.

Microsoft quiere comprar Netflix en 2023

Microsoft-Stya-Nadella

No es casualidad, ni mucho menos, todo lo que hemos dicho hasta ahora, y puede que, curiosamente, Netflix sea la clave y pilar de todo. Microsoft quiere comprar Netflix y antes de lanzarse ahí los de Redmond saben qué es lo que hay dentro. Para comenzar, ambas compañías tienen una alianza en cuanto a térmicos de servicio de suscripción por publicidad, el presidente de Microsoft forma parte de la junta de Netflix y claro, ya sabemos que esta última planea meterse en el mundo de los videojuegos al más puro estilo NVIDIA GeForce NOW.

Sabiendo que Netflix compró Spry Fox para lanzar esta estrategia en gaming, no hay que saber sumar para entender que el grande ve al pequeño de forma suculenta para adquirirlo y por ello Microsoft se lanza a comprar la empresa más grande en el mundo de retransmisiones de contenido audiovisual en streaming.

¿Por qué? Pues es más que curioso, porque todo se engloba dentro de un pastel mayor que vamos a conocer a continuación.

Microsoft y su estrategia: el gigante del software que quiere serlo en TV y gaming

Microsoft-Netflix-Activision

Es un pack, es una estrategia en varios puntos que lo que permitirá es tener lo mejor de la TV, series y películas, así como todo lo relacionado con el gaming, con títulos de gran calado como Call of Duty, así como servicios de Xbox en un mismo sitio, una misma plataforma, con diversos precios.

No sabemos mucho de cómo lo harán, pero ya sabemos el objetivo, ahora falta ponerle precio. Y es que Netflix no es barata precisamente. Se estima que Microsoft podría pagar 1,8 billones de dólares por la compañía, donde además se daría una prima del 30% para favorecer a los accionistas, lo que suma un montante total de unos 190 mil millones de dólares, casi nada.

La jugada ya está sobre la mesa, el valor de Microsoft en su totalidad es 13 veces el de Netflix, la operación económicamente es factible, y no por ello será un camino de rosas, como está pasando actualmente con Blizzard, pero de producirse ambas compras es una jugada maestra que dejaría en pañales a sus competidores, porque las opciones de Amazon Prime Gaming o la nombrada GeForce NOW no estarían, en principio, a la altura.

De paso se ataca de alguna manera a Epic y Steam, porque se pasaría a ser creador y tienda al mismo tiempo. Con ello, Microsoft podría comenzar a comprar estudios o atraerlos hacia su entorno, con títulos exclusivos en su plataforma, compitiendo con los dos grandes en ventas de juegos. Como decimos, sería una jugada maestra que pocos vieron venir...