Google pagará 9,5 millones por rastrear la ubicación de los usuarios

A principios de este año, Google recibió una demanda por el fiscal general de Washington DC. La compañía fue acusada de engañar a los usuarios e invadir su privacidad no solo ahora, sino desde hace años. De hecho, se le acusó de que entre 2014 y 2019, los datos de seguimiento tanto de webs como de aplicaciones de los usuarios se almacenaban en una base de datos. Ahora esta demanda ha progresado hasta el punto en el que Google tendrá que pagar 9,5 millones de dólares por rastreo de ubicación de usuarios.

Desde hace años, los smartphones disponen de GPS y diversas aplicaciones e incluso juegos que nos piden nuestra localización. Juegos populares como Pokémon GO o cualquier aplicación que requiera saber de nuestra localización nos pedirá que la activemos. Esto en sí no resulta un problema siempre que nuestros datos no sean almacenados, algo que al parecer Google no ha cumplido durante años.

Google tendrá que pagar una demanda por rastreo de ubicación

Móvil Datos Ubicación

La demanda ya presentada en enero de 2022 ha dado un paso más y finalmente Google ha llegado a un acuerdo. La compañía ha accedido a pagar un total de 9,5 millones de dólares para zanjar esta demanda impuesta por Karl Racine, el fiscal general de Washington DC. Según Racine, Google hace pensar a los consumidores que tienen el control y ellos son los que deciden que hacen con sus datos. Sin embargo, argumenta que esto está lejos de ser la realidad, pues los clientes no tienen ningún poder de elección.

El fiscal asegura que ellos no pueden impedir que Google recopile, almacene y use los datos de ubicación para su propio beneficio. Junto a esto, la demanda acusa también a Google de emplear "patrones oscuros" destinados a engañar a los usuarios a tomar decisiones que no les benefician. Más específicamente, Racine explica que Google pide a los usuarios que activen el seguimiento de localización para que ciertas aplicaciones funcionen correctamente. En estos casos, se descubrió que los datos de localización no eran necesarios y aun así los pedía.

Google cambiará su política de datos de localización

 1

9,5 millones de dólares es una cifra muy pequeña para una empresa del calibre de Google. De hecho, el trimestre pasado, Google Alphabet logró alcanzar esa cifra en menos de 20 minutos. Si bien el dinero sería el menor de los problemas de Google, esta tendrá que implementar cambios en como gestiona estos datos. Así pues, a los usuarios que tengan determinadas opciones de localización activadas, recibirán notificaciones sobre ellos. En estas se explicará como desactivar cada opción, como eliminar los datos asociados a estas y poner un límite en el que Google almacenará dicha información.

Por otro lado, a los usuarios que se hagan una nueva cuenta en Google, se les informará debidamente sobre que ajustes de localización están activados por defecto y la opción a desactivarlos. Junto a todo esto, Google deberá mantener una página web donde se detallan sus prácticas y políticas sobre el tema. En esta, se deberá explicar con detalle lo que cada opción significa para el usuario y como Google puede acceder, retener o usar dichos datos. Adicionalmente, Google no podrá compartir los datos de localización de un usuario con publicistas de terceros sin el consentimiento del cliente. Por último, tendrá que eliminar los datos de localización que procesan de un dispositivo o de una IP en un plazo de 30 días.