Los coches eléctricos y la criptominería peligran la estabilidad energética de EE.UU

Ya hemos hablado muchas veces sobre el alto consumo energético que supone la minería de criptomonedas. Cuando la criptominería estaba en auge y todo el mundo y empresas querían minar para conseguir grandes cantidades de dinero, ya vimos a países que la prohibieron por su alto consumo. Lo que no teníamos en cuenta es que los vehículos eléctricos también tienen una gran influencia. En concreto, esto ocurre en EE.UU donde se confirma que la adopción de coches eléctricos y el aumento de la minería de criptomonedas generan tan alto consumo, que peligran la estabilidad y fiabilidad energética del país.

Según pasan los años, cada vez hay más usuarios que deciden adquirir un coche eléctrico en lugar del convencional para así conseguir varias ventajas. Entre estas tenemos cero emisiones de dióxido de carbono y otros contaminantes, un menor mantenimiento, son más silenciosos y sobre todo, el nulo consumo de combustibles fósiles. Si bien con los vehículos eléctricos no contaminamos de la misma forma que uno con gasolina, el problema reside en el consumo eléctrico. En lugar de emplear combustibles fósiles, tendremos que emplear electricidad y aquí es cuando países como Estados Unidos hacen sonar sus alarmas.

El aumento de coches eléctricos y minería peligra la red eléctrica de EE.UU

Coche Minero GPU

Cada vez hay más vehículos eléctricos circulando por las calles de todo Estados Unidos. Esto se debe en gran parte a las nuevas políticas emitidas por el gobierno que favorecen adquirirlos desde un punto de vista adquisitivo. Es debido a leyes como la Ley de Reducción de la Inflación de EE.UU, la que hace que cada vez más usuarios se pasen a la versión eléctrica de sus automóviles. Para hacer un resumen, dicha ley asigna 3.000 millones de dólares en nuevos incentivos para vehículos eléctricos tanto para el Servicio Postal de los Estados Unidos (USPS) como para los ciudadanos.

De hecho, se han emitido recientemente créditos fiscales para vehículos eléctricos en 2023. Adicionalmente, extienden el crédito fiscal de hasta 7.500 dólares aplicable para los coches eléctricos por 10 años, hasta diciembre de 2032. Con estas medidas, se ha aumentado en gran medida el consumo eléctrico debido a estos coches y a su vez, Estados Unidos advierte que junto a la minería de criptomonedas, se aumentará la demanda de la frágil red eléctrica de la nación. Todo esto, ocurre en un momento donde se cierran plantas de energía y el clima invernal llega a tierras estadounidenses.

EE.UU podría enfrentarse a un déficit energético en un futuro próximo

 1

Según la Comisión de Energía de California, en 2030 la carga de los coches eléctricos supondrá un aumento de 5.500 megavatios a medianoche y 4.600 megavatios a las 10 de la mañana en un día laborable. Esto supone un incremento del 25 y 20%, respectivamente, si se compara con el consumo actual. Adicionalmente, NERC advierte que la minería de criptomonedas sigue suponiendo una alta demanda al país, a pesar de que ya sabemos que no es rentable minar Bitcoin.

El problema reside en que este alto consumo por parte de los coches eléctricos y la minería sucede cuando se están cerrando centrales nucleares. Se estima que se perderán más de 88 gigavatios de energía nuclear y combustibles fósiles hasta 2027 y podrían perder hasta 22 gigavatios más. Todo esto crearía una situación donde EE.UU podría enfrentarse a una situación de escasez de energía en estados como California entre 2023 y 2027.