El 2023 está K.O.: los 10 mayores clientes de chips cortan los pedidos

La situación sin precedentes en la historia que está viviendo el mundo y en especial el sector de los semiconductores en apenas dos años de margen es cada vez peor. No hay una buena noticia aquí, y todo empeora a medida que se van conociendo los resultados financieros en un desastre sin parangón en la bolsa, en las tecnológicas y en las industrias del hardware, software y chips. Debido a los malos números y sobre todo, a los pronósticos, los 10 principales clientes de chips han dicho basta y han cortado los pedidos de chips de facto.

Solo un político no hablaría de crisis en estos momentos. La recesión económica, el maquillador por excelencia de los economistas está dando paso a escenarios más catastrofistas como el citado. Crisis con todas las letras, en casi todos los sectores, no hay casi valores refugio y los chips están dejando de serlo por una serie de motivos bastante enrevesados.

Recesión, crisis y desastre: el panorama completo que dejará 2022 y 2023

Inversión Fábricas Chips Obleas

No es alarmismo como tal, es una concatenación de situaciones que arrastramos desde finales de 2019 y principios de 2020, que tendrá su fin, con suerte, a finales de 2023 o principios de 2024 según los analistas. De nuevo el termómetro del sector más puntero en el mundo, los chips, marcado por TSMC, tiene las claves de todo este entuerto, y nos explicamos.

Desde Taiwán se informa de que el inventario de semiconductores alcanzó su punto máximo en el tercer trimestre de este año 2022, por lo que este cuarto trimestre es el principio de la corrección del mismo. ¿Qué quiere decir esto? Pues que no hay demanda y los encargos de chips han superado las expectativas que había con esta, por lo que los fabricantes (no en todas las industrias, pero se va ajustando) tienen stock para aburrir.

Sin demanda los pedidos de chips se han detenido por el stock

 1

Si este año ya está siendo malo por muchos motivos, 2023 no va a ser mejor, ya lo venimos avisando desde hace meses. Las nuevas previsiones en el sector de los chips es un claro ejemplo, donde ya se vaticina que TSMC, líder indiscutible mundial, va a perder un 15% en ingresos, y eso si contamos con la subida de las acciones del 6% que se presupone llegarán. Si esto no ocurre, la pérdida será bastante mayor.

¿Por qué ocurrirá esto si sigue adelante con su tecnología? Pues porque informan de que los 10 principales diseñadores de chips, entre los que podemos incluir Apple, Intel, AMD, NVIDIA, Qualcomm o Mediatek (ahí es nada) ante la grave situación de ventas y financiera, tras miles de despidos, han decidido cortar todos los pedidos de golpe, por lo que TSMC está en un problema.

Se habla de incumplimientos de contrato, de retrasos en entregas y de negociaciones encubiertas para intentar buscar una solución desesperada y beneficiosa para todos, algo express para salir del paso en corto, y poder seguir cooperando en largo. El problema es que todos dan por perdido el año 2023, está K.O. y solo parece que se empezará a ver el final del túnel (que no es igual a solución) ya a principios de 2024, donde será en 2025 cuando parece que se ajustará la nueva oferta y la nueva demanda, si es que queda mucha que rescatar tras el desastre económico que se avecina.