El precio de los chips se reduce… Pero no afectará a CPU y GPU

Pues lo que iba a ser una buena noticia en general solo es en parte, ya que el sector de los semiconductores es tan amplio y complejo que generalizar solamente se va a usar para lo malo y casi nunca para nombrar algo bueno. En principio y según se informa desde fuentes de la industria el precio de mercado de algunos fabricantes de chips se está reduciendo, pero ¿qué hay de TSMC, Samsung e Intel?

Dos años ya, dos malditos años donde sin lugar a dudas todo el que ha querido un producto con electrónica ha sufrido las consecuencias de la pandemia y la escasez de semiconductores. Lavadoras, un simple microondas, un coche, una tarjeta gráfica o un reloj digital, todo incrementó su precio y ahora, al parecer, esto por fin se termina.

El precio de los chips se reduce, 2023 será el punto de inflexión

Texas-instrument-Wafer

La primera en dar la buena noticia ha sido Texas Instruments y al parecer hay más actores de la industria que están siguiendo su camino. La compañía es líder mundial en un apartado clave que nos tiene mal acostumbrados por precios y disponibilidad: circuitos integrados analógicos. Componentes clave para cualquier chip de los tres grandes, incluso para Apple, Qualcomm o Tesla.

Pues bien, Texas ha informado a sus clientes que el desequilibrio entre oferta y demanda está a punto de solucionarse y que se aliviará en gran medida para la segunda mitad de este año, con buenas expectativas para 2023. Pero si es a 6 meses o más vista, ¿entonces dónde está la noticia en sí misma?

Pues en el hecho de que el recorte ya es real y Texas está bajando el precio de mercado para muchos de sus chips, donde, por ejemplo, algunos se estaban vendiendo en 100 yuanes y ahora se ofrecen por la misma compañía por 20 yuanes, una caída del 80%, lo que demuestra lo inflado que estaba el mercado por falta de stock.

Los dos factores que explican la caída de los chips

Texas-Instruments-precio-chips-reduce

Son conocidos en ambos casos y los hemos tratado con anterioridad. El primero es una disminución de la demanda del mercado, propiciada por múltiples factores, pero el que más la inflación descontrolada que vivimos. También hay mejoras en la cadena de suministro (menos en China), donde la rebaja de los precios es bastante amplia y las empresas están volviendo a la normalidad.

Pero esto solo es una parte del pastel. A esto hay que sumarle el aumento de la capacidad de producción de los fabricantes. Texas por ejemplo ha invertido 30 mil millones en crear 4 FAB de obleas que llegarán desde finales de este año hasta 2025 o 2026, tiempo que requiere el construirlas aunque una de ellas está en fase final. Comentado esto, ¿la caída de los precios de los chips influye a TSMC, Samsung o Intel?

La verdad es que apenas. Solo se van a beneficiar del menor coste por transporte marítimo y por el alquiler de contenedores, pero sus chips siguen costando auténticas fortunas y las obleas no paran de subir. Los chips de alto rendimiento en procesos litográficos extremos son piezas de ingeniería de alto coste y valor, no están afectadas por el resto del mercado, ya que tienen el suyo propio y por lo tanto, son menos susceptibles a la oferta y la demanda, básicamente porque todo es vendido incluso antes de que sean fabricados.

Artículos relacionados