La Unión Europea y Reino Unido investigan los acuerdos de publicidad de Google y Meta

Los reguladores antimonopolio de la Unión Europa y Reino Unido han iniciado unas investigaciones que se centran entre los acuerdos de publicidad que firmaron Google y Meta (Facebook) bautizado como 'Jedi Blue'. Según se indica, este acuerdo permitió bloquear a las compañías tecnológicas más pequeñas para que no se afianzaran en el mercado de la publicidad en línea.

"Nos preocupa que el acuerdo pueda formar parte de los esfuerzos para excluir a los servicios de tecnología publicitaria que compiten con el programa Open Bidding de Google y, por lo tanto, restringir o distorsionar la competencia en los mercados de la publicidad en línea", dijo la Comisión Europea en un comunicado oficial.

"Nos preocupa que Google pueda haberse asociado con Meta para poner obstáculos a los competidores que prestan importantes servicios de publicidad gráfica en línea a los editores", dijo la Autoridad del Mercado de la Competencia del Reino Unido, que también estaba investigando el acuerdo, y el jefe de la CMA, Andrea Coscelli.

Logos de Google y Meta

El acuerdo de Jedi Blue ya está siendo investigado en Estados Unidos, donde 15 fiscales generales estatales han presentado demandas contra las dos empresas. Estos múltiples frentes legales han dado lugar a un lento goteo de detalles tanto sobre el acuerdo como sobre las acusaciones de los fiscales. Los expedientes judiciales alegan, por ejemplo, que Jedi Blue fue revisado y aprobado por altos ejecutivos de Google y Meta, como Sundar Pichai, Sheryl Sandberg y Mark Zuckerberg.

Los orígenes de Jedi Blue suelen remontarse a una decisión de Meta (entonces Facebook) en 2017 de apoyar un sistema de tecnología publicitaria que rivalizara con el de Google. Las demandas en Estados Unidos afirman que Meta abandonó su apoyo a la tecnología en 2018 después de que Google ofreciera a la empresa un acceso preferente a su sistema de pujas para anuncios online. Como parte del acuerdo, Meta consiguió ser la primera en la cola a la hora de comprar espacios publicitarios a Google dejando de invertir sistemas adtech de otras compañías.

El resumen de todo esto: que las dos compañías trabajaron juntas para ahorrar dinero y bloquear a los rivales.

"Las acusaciones hechas sobre este acuerdo son falsas. Se trata de un acuerdo procompetitivo, documentado públicamente, que permite a Facebook Audience Network (FAN) participar en nuestro programa Open Bidding, junto con otras docenas de empresas", dijo Google en un comunicado después de conocer el inicio de estas nuevas investigaciones.

"El acuerdo de puja no exclusiva de Meta con Google y los acuerdos similares que tenemos con otras plataformas de puja, han ayudado a aumentar la competencia por la colocación de anuncios", dijo Facebook.

vía: NewYork Mag

Artículos relacionados