El juzgado desestima la demanda antimonopolio presentada contra Valve

En mayo, conocíamos que el estudio independiente Wolfire Games había presentado una demanda antimonopolio contra Valve, alegando que Valve está utilizando su posición dominante de mercado para obligar a los desarrolladores de juegos a vender sus títulos al mismo precio en Steam y en cualquier otra tienda de la competencia, amenazando con retirar el juego de Steam si un desarrollador opta por venderlo a un precio inferior en, por ejemplo, la Epic Games Store o incluso en su propia tienda.

Justo un par de meses más tarde, Valve dijo que su demanda no cumplía "los requisitos más básicos de un caso de antimonopolio", y que llevarse el 30% de los beneficios era algo legítimo.

Steam 740x416 0

Casi medio año más tarde, tenemos la resolución del caso, y es que la demanda de Wolfire se queda corta en dos puntos distintos. En primer lugar, la afirmación de que Valve está vinculando ilegalmente la tienda de Steam a la plataforma -esencialmente, utilizando el casi monopolio de Steam como biblioteca, launcher y plataforma de medios sociales para obligar a la gente a comprar juegos a través de la tienda de Steam- se rechaza porque las alegaciones de la demanda sugieren que la plataforma de Steam y la tienda son, de hecho, "un único producto dentro del mercado integrado de plataformas y transacciones de juegos."

La demanda de Wolfire también afirma que Valve utiliza su cuasi monopolio para cobrar una tasa excesiva a los vendedores -30%- que no sería sostenible en un mercado competitivo. Esa reclamación dio lugar a algunas conversaciones interesantes a principios de este año, pero el juez rechazó el argumento, señalando que la tasa de Valve se ha mantenido sin cambios a lo largo de la historia de Steam, incluso cuando otras tiendas en línea han ido moviendo sus porcentajes con el paso del tiempo.

"Por lo tanto, parece que la realidad del mercado, al menos tal y como se alega, es que la tarifa [de Valve] es proporcional al valor de la plataforma Steam para los editores de juegos", afirma la sentencia.

"Wolfire no articula hechos suficientes para alegar de forma plausible un perjuicio antimonopolio basado en ese mercado".

Wolfire Games tiene 30 días para aportar información adicional a su demanda para abordar las deficiencias citadas y luego volver a presentarlas.

vía: PCG

Artículos relacionados