Review: T-Force Cardea Liquid M.2 PCIe NVMe SSD

Presentado hace un año y teniéndolo ya en las tiendas, tenemos en nuestras manos uno de los M.2 más curiosos que los chicos de TeamGroup han sacado al mercado. Os hablamos del T-Force Cardea Liquid M.2 PCIe NVMe SSD, o Cardea Liquid para abreviar, un SSD M.2 que hace gala de un disipador de agua con refrigeración pasiva para equipos de baja disipación.

T-Force Cardea Liquid

Pero, ¿qué es lo que significa esto? Quédate con nosotros y vamos a descubrirlo tras ver sus especificaciones técnicas:

T-Force Cardea Liquid M.2 PCIe NVMe SSD
Capacidades 256GB, 512GB, 1TB
Formato PCIe Gen3x4 NVMe
M.2 2280 (83,9 x 24,3 x 14,1 mm)
Memorias 3D NAND TLC
Lectura Secuencial 3,400 MB/s
Escritura Secuencial 3,000 MB/s
Lectura Aleatoria 450 k IOPS
Escritura Aleatoria 400 k IOPS
Peso 42 gramos
Durabilidad 2,000,000 horas
5 años de garantía limitada el SSD
1 año de garantía limitada el disipador

Antes de comenzar la review, queremos agradecer a TeamGroup su confianza en El Chapuzas Informático al cedernos este producto para su análisis. ¡Al turrón!

Embalaje y accesorios

T-Force Cardea Liquid Caja 1

El T-Force Cardea Liquid M.2 PCIe NVMe SSD nos llega en una pequeña caja de cartón de color negro que, en la parte frontal, nos muestra una imagen en alta resolución del producto, su capacidad, el tipo de M.2 que es (M.2 NVMe SSD PCIe Gen 3 x4) así como las principales características de las que se enorgullece TeamGroup:

- CoolDown 10ºC
- Soporte SMART
- Soporte TRIM

Realmente, que se anuncie claramente que estará 10ºC más fresco que un M.2 normal no es algo que deba, a priori sorprendernos, ya que los M.2 se calientan bastante, sobre todo durante un uso intensivo llegando, algunas unidades, a alcanzar temperaturas peligrosas. De ahí que muchos fabricantes hayan decidido sacar sus M.2 con disipadores de metal para ayudar a disipar más el calor o, como TeamGroup en este caso, con un disipador basado en agua.

T-Force Cardea Liquid Caja 2

En la parte de atrás de la caja tenemos en completo inglés un poco de historia de la marca, así como las especificaciones de la familia Cardea Liquid y el aviso de que el M.2 en sí cuenta con 5 años de garantía, pero el disipador 1 nada más, algo que tenemos que tener en cuenta.

T-Force Cardea Liquid Bundle

En su interior y protegido por un marco plástico tenemos el M.2 en sí y tras él un pequeño bundle que no estamos acostumbrados a ver en los M.2 compuesto por un manual de instrucciones (hasta aquí normal), una pegatina de la marca y una botellita de líquido azul para poder rellenar el disipador.

T-Force Cardea Liquid Enplastico

T-Force Cardea Liquid M.2 PCIe NVMe SSD

Nada más tenerlo en nuestras manos, nos encontramos ante una unidad M.2 2280 con unas dimensiones de 83,9 x 24,3 x 14,1 mm y un generoso peso de 38 gramos que dejan claro que estamos ante uno de los "peso pesados" de las unidades M.2.

Hace uso de una conexión PCIe Gen3 x4 compatible con NVMe para conseguir tasas de trasferencia que van hasta los 3.400 MB/s en lectura secuencial y hasta 3.000 MB/s en escritura secuencial, así como de hasta 15.000 IOPS en lectura aleatoria y hasta 74.000 IOPS en escritura aleatoria.

T-Force Cardea Liquid PCB

Utiliza una controladora Phison 5012-E12, que hace uso del protocolo NVMe 1.3 (el mismo que utilizan los SSDS) dicho protocolo se anuncia como "muy rápido" de más de 3000MB/s (dependiendo del tamaño de archivo) a través de 4 líneas PCIe para lectura y para escritura respectivamente, superior a una conexión PCIe x4. La controladora es capaz de dirigir 8 canales y es capaz de dar soporte a discos de hasta 8TB.

Utiliza memorias 3D NAND TLC "fabricadas" por ellos mismos, aunque en realidad son chips Toshiba 64L TLC, del mismo tipo que han montado en el resto de M.2 de la familia.

T-Force Cardea Liquid llenado

Fuera ya de las especificaciones técnicas, lo que nos va a llamar la atención es el disipador líquido: estamos ante un mini-depósito de acrílico que vamos a poder rellenar con una pequeña tuerca que tiene en el lado y que permitirá que no solo rellenemos el mismo, sino que también cambiemos el líquido por otro a nuestro gusto. Este mini-depósito se conecta a una gruesa lámina de aluminio de color gris de 2,5 mm que hace contacto con las memorias y componentes del M.2 gracias a un thermalpad.

El disipador se sujeta al PCB del M.2 mediante cuatro patillas de sujeción de plástico que se encargan de sujetarse firmemente, aunque se echa en falta que haya 2 más en el centro, ya que, el contacto con el thermalpad es tan bueno, que se produce una ligera deformación en el PCB del M.2, algo que deberían de haber previsto los chicos de TeamGroup.

Pruebas

Conectamos el T-Force Cardea Liquid M.2 PCIe NVMe SSD a nuestro equipo de pruebas para exprimirlo completamente. En éste caso y debido el concepto del disipador, hemos preferido conectarlo a un NUC, donde el flujo de aire es casi nulo, y se aprovecha completamente su disipación pasiva.

T-force Liquid Cardea idle

Las pruebas, por supuesto hay que cogerlas mucho con pinzas y van a tender ser bastante subjetivas más allá de lo que puedan mostrar las cifras de lectura-escritura a lo que estamos acostumbrados.

Comenzando con una temperatura ambiente de 25 grados y con el aire acondicionado encendido, ya el propio software nos marca una temperatura de 19 grados (poco realista)  que procedemos a comprobar realmente con el software de CrystalDiskInfo, mostrando que en idle, se encuentra realmente en 25 grados y que pronto sube para estabilizarse en 26-27º.

T-Force Cardea Liquid en carga

- Comenzamos con un par de pasadas seguidas de CrystalDiskMark para calentar así la unidad, buscando encontrar su pico más alto, estableciéndose en 45º, algo lógico teniendo en cuenta que estamos en una habitación con aire acondicionado y una temperatura baja.

Comparativa de rendimiento

Comparativa de temperaturas

T-Force-Cardea-Liquid-Temperaturas

¿Qué pasaría si hacemos algunos cambios?

T-Force Cardea Liquid pruebaTPAD

Probamos a cambiar el thermalpad que lleva de serie el T-Force Cardea Liquid M.2 PCIe NVMe SSD, éste es estándar, de 1.5mm de grosor, con una capacidad de transmisión de calor de 6,0 W/MK, similar al que utiliza Arctic en algunos de sus modelos. En su lugar, probamos el Thermalright Extreme Odyssey de 12,8 W/MK que debería asegurarnos una mejor transmisión de calor con el disipador.

¿Y los resultados? Tras dejar enfriar el M.2 para asegurarnos de que no hay problemas las temperaturas en idle bajan con respecto a lo que obtuvimos antes, manteniéndose como una roca en 21º, habiendo una diferencia de 5-6 grados a lo que obtuvimos antes.

- Tras hacer varias pasadas seguidas con el CrystaDiskMark buscando calentar la unidad nos encontramos con que el pico más alto es ahora de 40º, obteniendo una diferencia de 5 grados con respecto a lo obtenido anteriormente.

¿Y esto cómo es posible?

Conforme el M.2 se va calentando, el líquido del disipador también lo va haciendo. Al no haber ningún tipo de circulación, la temperatura del líquido se mantiene y tarda más en enfriarse, por lo que pronto se ve como la temperatura en reposo del M.2 sube hasta quedarse en los 28-29º grados permanentemente, pero por contra, el pico más alto de temperatura baja.

Por lo tanto, descubrimos que es el mismo líquido el responsable y el encargado de mantener las temperaturas del disipador en sí y que su calidad, unido al thermalpad van a ser los encargados de que el M.2 no llegue a calentarse en exceso si lo comparamos con otras unidades.

¿Qué líquido utiliza?

El líquido que utiliza y que nos encontramos en el interior del T-Force Cardea Liquid M.2 PCIe NVMe SSD es el TeamGroup Liquid Gaming CK5 que tenemos incluso a la venta de manera individual o en pequeños kits para rellenar nuestros M.2

T-Force Cardea Liquid pruebaliquido

El líquido está fabricado por Alphacool (aunque no está sellado por ellos) siendo una variante del Alphacool Apex Liquid ECO con tintes de color y según especificaciones oficiales:

Características:

  • Material anticorrosión ecológico
  • Descomposición biológica natural
  • Baja conductividad
  • Una experiencia visual vívida

Especificaciones TeamGroup Coolant Kit CK5:

  • Cinco botellas de líquido concentrado incluidas
  • Punto de fusión/punto de congelación: -60 °C
  • Ebullición inicial e intervalo de ebullición: 187 °C
  • Punto de inflamación: 103 °C - vaso cerrado
  • Presión del vapor: 0.11 hPa a 20 °C
  • Si la botella se mantiene cerrada herméticamente, se puede preservar durante al menos tres años.

Software

T-Force Cardea Liquid software

Como todos los fabricantes de discos, los chicos de TeamGroup tiene un software que podemos utilizar para el T-Force Cardea Liquid M.2 PCIe NVMe SSD llamado SSD ToolBox que nos permitirá conocer la información completa de nuestro SSD con la particularidad interesante de poder hacer una migración (clonado) de datos de un SSD a otro.

Conclusiones

T-Force Cardea Liquid Frontal

Seamos sinceros: el T-Force Cardea Liquid M.2 PCIe NVMe SSD no es uno de los M.2 mas rápidos que nos vamos a encontrar en el mercado, de hecho sus velocidades teóricas son mucho mayores a las que obtenemos realmente. Sin embargo, es uno de los fabricantes que han buscado innovar más en lo que a disipación se refiere, buscando una solución fácil y sencilla para el usuario final.

Cierto es que el bloque se puede mejorar, ya que sus dos pares de patillas de sujeción son insuficientes y hacen que ligeramente se doble el PCB y que su thermalpad podría ser mejor.

Pese a todo, se ha comportado realmente bien. El líquido utilizado es muy bueno de por sí (solo siendo mejorado por el EK) pero sabiendo que no podemos sacarle más jugo sin tener circulación y utilizando simplemente el principio de movimiento natural de agua caliente, no podemos pedirle más.

Si nos atrevemos a cambiarle el thermalpad (arruinando con ello la garantía) podremos disfrutar de una reducción de temperatura de hasta 4-5º bajo carga, algo que a muchos usuarios no merecerá la pena, incluso si tenemos en cuenta que la garantía del disipador es simplemente de 1 año.

TeamGroup ha utilizado la controladora Phison PS5012-E12 y memoria flash 3D TLC NAND que debería de habernos dado un rendimiento realmente bueno, sin embargo no llega a darnos todo el jugo que debería ¿quizás por la necesidad de actualización de firmware? algo que no hemos podido llegar a comprender. Su velocidad de escritura es buena, pero peca en 4K y a veces es imposible que lleguemos a los 3,400 MB/s de lectura secuencial, obteniendo resultados inconsistentes que hacen que éste M.2 sea descartado por muchos usuarios.

El T-Force Cardea Liquid M.2 PCIe se puede encontrar a la venta a un precio de 115 euros en su versión de 512 GB de capacidad, obviamente un precio elevado que se está pagando básicamente por la estética visual que aporta al sistema más allá de su rendimiento o temperatura de funcionamiento.

Principales ventajas
+ Disco con 3 capacidades a elegir dependiendo de nuestras necesidades.
+ Posibilidad de rellenar el mini-depósito y de cambiar el líquido así como el colorante.
+ Incluye botellita de llenado y líquido de repuesto.
+ Controladora Phison PS5012-E12 y memoria 3D TLC NAND flash.
+ Muy buena vida útil.

 

Aspectos Negativos
- Disipador mal rematado que comba ligeramente el PCB.
- Velocidad de lectura secuencial inconsistente.
Otros Aspectos
* 1 año de garantía para el disipador y 5 para el disco

Desde El Chapuzas informático le damos al T-Force Cardea Liquid M.2 PCIe NVMe SSD el Galardón de Oro y le animamos a seguir mejorando el diseño del disipador.

Galardon Oro - El Chapuzas Informático

Kioxia

Artículos relacionados