Los empleados de Unity están descontentos por el uso militar de su motor gráfico

Hoy conocemos que los empleados de Unity, un popular motor gráfico multiplataforma usado principalmente para crear videojuegos, y con casi 20 años de vida, están descontentos con la compañía al asociarse con el ejército estadounidense.

Los tratos con el Departamento de Defensa no son un secreto, pero tampoco son el tipo de cosas que la empresa difunde a bombo y platillo. Dos referencias a programas de las Fuerzas Aéreas de EE.UU. (US Air Force), por ejemplo, se encuentran en la página "Gobierno y Aeroespacial" de Unity, junto a una asociación de "simulaciones virtuales y modelado" con Lockheed Martin, uno de los mayores contratistas de defensa del mundo.

Unity Engine Logo 740x416 0

Por ejemplo, Lockheed Martin "aprovecha Unity para reducir la creación de prototipos físicos y las pruebas, ahorrando millones de dólares al descubrir y resolver los problemas mucho antes en el desarrollo", mientras que una empresa llamada Dynepic, que desarrolla plataformas de formación para clientes como las Fuerzas Aéreas de EE.UU. ensalzó las capacidades de Unity en un informe de Military Training and Simulation, estando uno de los principales usos ligados a la Realidad Virtual.

"Todo el mundo sabe que Unity es una gran herramienta para crear contenidos, pero con nuestro SDK de Unity los desarrolladores pueden integrar rápidamente a la formación con el LMS [Sistema de Gestión del Aprendizaje] de MOTAR, lo que permite a las Fuerzas Aéreas ver los datos consolidados del rendimiento de los estudiantes", explicó Arthur Goikhman, de Dynepic.

La empresa también parece estar dispuesta a restar importancia a ese aspecto de su negocio, ya en un memorando interno se le pide a los directivos que utilicen los términos "gobierno" o "defensa" en lugar de "militar", y se señala que "nada de lo que hacemos se utilizará en la lucha contra la guerra en vivo".

Unity Engine

A pesar de ello, tres fuentes anónimas, todas ellas empleados actuales y antiguos de Unity, dijeron al portal Vice que las preocupaciones éticas surgen del potencial cruce entre proyectos militares y no militares. El desarrollo de inteligencia artificial para videojuegos, por ejemplo, puede acabar también en proyectos relacionados con el ejército, sin que los desarrolladores sean conscientes de ello.

"Llegué a Unity explícitamente porque creí ingenuamente en su marketing en torno a 'potenciar a los creadores' y 'hacer del mundo un lugar mejor' o lo que sea", dijo una fuente. "Me metí en la IA con la expectativa de que estaría construyendo tecnología 'para el bien común' o alguna tontería por el estilo. Sin embargo, uno aprende muy rápido que amoldarse a los especuladores de la guerra es la forma más rápida de ganar dinero en la industria tecnológica."

vía: Vice | PCG

Kioxia

Artículos relacionados