Business Efficiency Solutions acusa a Huawei de robar tecnología e instalar puertas traseras

Parece que se reactiva las acusaciones de Estados Unidos respecto a la transparencia de Huawei, y es que el Wall Street Journal ha informado de que el contratista estadounidense Business Efficiency Solutions (BES) ha presentado una demanda federal en la que acusa a Huawei no solo de robar tecnología, sino de presionar a la empresa para que instale una puerta trasera de datos para un proyecto de ciudades más seguras de las fuerzas de seguridad en Lahore (Pakistán). El sistema supuestamente dio a Huawei acceso a una base de datos que le ayudó a recopilar datos sensibles de ciudadanos y gobiernos "importantes para la seguridad nacional de Pakistán".

BES alegó que Huawei insistió en crear una versión duplicada de la red de Lahore en Suzhou, China, que proporcionara acceso directo a los datos de Pakistán. Mientras que BES quería el permiso de las autoridades paquistaníes antes de seguir adelante. Huawei afirmó que no lo necesitaba y amenazó inicialmente con cortar el acuerdo si BES no seguía adelante. La empresa china dijo más tarde que había obtenido el permiso, pero al parecer se negó a presentar pruebas de ello cuando se le pidió.

Business Efficiency Solutions demanda a Huawei

La situación puede no estar clara. Huawei dijo al periódico que "no había pruebas" de que hubiera instalado puertas traseras en ningún producto. En una declaración anterior en la disputa, la empresa reconoció el sistema duplicado en China, pero mantuvo que era estrictamente una versión de prueba "físicamente aislada" de la red real, lo que hacía imposible la extracción de datos. Un supervisor de Lahore, Muhammad Kamran Khan, dijo que se estaba llevando a cabo una investigación, pero que no había ninguna prueba de robo de datos "hasta ahora".

Sea quien sea el que diga la verdad, la demanda pone de manifiesto la constante preocupación de que Huawei pueda estar ayudando a los objetivos de vigilancia de China. La empresa ha negado durante mucho tiempo las acusaciones, y todavía no hay pruebas fehacientes de que haya utilizado puertas traseras para espiar a otros países. Sin embargo, eso no ha disipado las sospechas que han llevado a Estados Unidos, Reino Unido y otros países a incluir a la marca china en una lista negra vetando a la compañía el uso de componentes o software vitales para mercados como el de la telefonía móvil.

vía: WSJ

Kioxia

Artículos relacionados