La Steam Deck de 64GB tiene un M.2 para SSD, Valve no dejará sacarle provecho

Seguimos conociendo más información en torno a la consola Steam Deck, concretamente en la versión menos económica, que curiosamente ha sido la menos pre-vendida, y el motivo es más que evidente, sus lentos 64 GB de almacenamiento en forma de unos chips eMMC 5.1 frente a los modelos de 256 GB con un SSD M.2 2230 y el de 512 GB con un SSD de este tipo de mayor velocidad, modelo que parece ser el más vendido, y es que salvo por alguna locura concreta de los servidores de Valve, se ha llegado a indicar a los usuarios que recibirían esta variante de la consola durante el tercer trimestre de 2022.

Steam Deck

Vamos a lo que interesa, y es que fue el propio Gabe Newell quien reveló que la Steam Deck más básica de todas, la de 64 GB de almacenamiento interno, cuenta en su interior con una ranura M.2 para la instalación de un SSD, y esto implica que podrías comprar la consola más barata y añadirle un SSD en el futuro, y poder, puedes hacerlo, pero el problema que tenemos es que Valve, por otras vías, indica que el almacenamiento interno de la consola no es actualizable, que es una característica a la que no le dan soporte debido a que todas las variantes de la consola cuentan con una ranura microSD para su ampliación de forma rápida y segura.

Como era de esperar, ahora la gran duda es si trasteando un poco con esta consola/PC con hardware x86 se conseguirá que los usuarios modifiquen a su antojo el almacenamiento interno de la consola.

Para esto no quedará más remedio que esperar que algún medio como IGN lo hubiera comprobado cuando le dieron la consola, o ya todo se limita a esperar a las reviews a finales de año, ya que las primeras fuentes indican que el problema estaría en la accesibilidad de este puerto, el cual se encontraría bajo el sistema de refrigeración, lo que implica pérdida de garantía. Eso sí, nadie garantiza que una vez la unidad se haya instalado la consola lo reconozca.

Kioxia

Artículos relacionados