Windows 11 mejora levemente el rendimiento de las CPUs híbridas

Tras la filtración de Windows 11, donde todos los rumores indican que será una actualización de Windows 10, al portal HotHardware se le ocurrió probar el desempeño del portátil Samsung Galaxy Book S, el cual usa un procesador Intel Core i7-L16G7 (Intel Lakefield), el cual ofrece un diseño híbrido, y averiguar si realmente esta nueva actualización ha visto mejorada la gestión de los diversos núcleos de la CPU, y más cuando son núcleos de diferente potencia.

El Intel Core i7-L16G7 se trata de un procesador de 5 núcleos y 5 hilos de procesamiento. Un núcleo de alto rendimiento (Sunny Cove) junto a cuatro núcleos de bajo consumo energético (Tremont).

Windows 11 vs Windows 10

Según los primeros benchmarks realizados en la ISO filtrada de Windows 11, este procesador ofreció una mejora de rendimiento del 5,8% en la prueba multinúcleo bajo el software de benchmarking Geekbench 5, mientras que el rendimiento mononúcleo aumentó en un 2% con simplemente pasar de Windows 10 a Windows 11. Si nos vamos a un benchmark más reputado como es el Cinebench R23, la mejora de rendimiento fue del 8,2 por ciento.

Hay que recordar que WIndows 11 parece un Windows 10 que se ha fusionado con MacOS, aunque a la hora de la realidad es la fusión entre Windows 10 y la versión para dispositivos plegables Windows 10X. Más allá del nivel visual, se espera que haya muchas mejoras en el capó sobre todo en estas CPUs híbridas, y más teniendo en cuenta que Intel prepara para finales de año el lanzamiento de sus procesadores Alder Lake, que siguen esta tendencia, pero con núcleos de muy alto rendimiento.

Kioxia

Artículos relacionados