Los creadores del exchange AfriCrypt roban 3.600 millones de dólares en Bitcoin

Hoy conocemos la que es oficialmente la mayor estafa de criptomonedas jamás registrada hasta la fecha. Detrás de esta estafa están los hermanos sudafricanos, Ameer Cajee y Raees Cajee, creadores del exchange AfriCrypt en el año 2019. Gracias a la popularidad ganada, esta plataforma llegó a acumular más de 50.000 Bitcoins, y curiosamente la historia se inició en abril, cuando el Bitcoin alcanzó un valor récord que rondaba los 62.000 dólares.

Fue justo en ese momento cuando el director de operaciones de AfriCrypt, y actual sospechoso del robo, Ameer Cajee, informó a los usuarios de que la plataforma había sido hackeada, y pidió a los inversores que no se pusieran en contacto con las autoridades ni recurrieran a la vía judicial, alegando que esas acciones podrían obstaculizar el progreso en el tratamiento de sus ingresos y la recuperación de los fondos.

AfriCrypt 740x419 0

Sin embargo, este anuncio se produjo una semana después de que los empleados de AfriCrypt perdieran el acceso a sus plataformas de back-end, plataformas que probablemente permitirían a alguien detectar cualquier movimiento sospechoso en curso con los fondos gestionados por la empresa.

Después de que un grupo de inversores contratara a un bufete de abogados (Hanekom Attorneys) para que investigara el asunto, descubrieron que todos los Bitcoin depositados en AfriCrypt se transfirieron de sus cuentas sudafricanas y de los monederos de los clientes a diferentes monederos y tumblers de Bitcoin (servicios específicos que reúnen Bitcoins contaminados y legítimos y luego los distribuyen aleatoriamente, proporcionando una virtual imposibilidad de rastrear).

Criptomonedas 740x420 1

La Dirección de Investigación de Delitos Prioritarios de Sudáfrica, los Hawks, especializados en el crimen organizado, ha sido puesta al corriente del caso, y también la Autoridad de Conducta del Sector Financiero de Sudáfrica. La Autoridad, sin embargo, tiene las manos atadas en la investigación, ya que los criptoactivos no se consideran legalmente productos financieros, por lo que viven en una "zona de nadie" en lo que respecta a la autoridad de investigación.

Puede que esta sea la mayor estafa en la relativamente joven historia de las criptomonedas, pero sin duda no será la última (ni la mayor). El hecho de que AfriCrypt ofreciera un 10% de rentabilidad diaria en las inversiones realizadas a través de su plataforma debería haber sido suficiente para que los usuarios sospecharan algo, pero como siempre, muchos meten el dinero aquí esperando solucionar sus vidas y luego, de una forma u otra, sólo les queda perder el poco dinero que les quedaba.

Tocará esperar para conocer si consiguen dar con el panadero de estos hermanos que han roto los sueños de miles de familias. Si lo consiguen, tampoco nada asegura que se pueda devolver el dinero a los afectados.

vía: TechPowerUp

Artículos relacionados