Intel busca 8.000M€ en subvenciones para construir una fábrica de vanguardia en Europa

En el día de ayer anunciábamos que "la Unión Europea busca una alianza con semiconductores europeos para crear una megafábrica", y en el artículo comentábamos que Thierry Breton, comisario de la Unión Europea, se reuniría en el día de ayer con Pat Gelsinger, el CEO de Intel, y ya tenemos todos los detalles tras esta reunión.

Intel se ha comprometido a construir una fábrica de vanguardia en Europa, pero para ello la empresa necesitará cerca de 10.000 millones de dólares en subvenciones. En concreto, Pat Gelsinger indicó que para que este proyecto sea una realidad, Intel necesitaría 9.700 millones de dólares en subsidios durante una visita a Europa, siendo Alemania, Bélgica, Holanda y Luxemburgo las localizaciones que se disputarán la construcción de la fábrica.

 0

"Geopolíticamente, si estás en Europa, quieres estar en la Europa continental", dijo Pat Gelsinger. "Pensamos en Alemania como un buen candidato ,no es el único, pero sí un buen candidato, para donde podríamos construir nuestras capacidades de fabricación".

"Para satisfacer la demanda actual y futura de la industria de los semiconductores, Europa aumentará drásticamente su capacidad de producción, tanto por sí misma como a través de asociaciones seleccionadas para garantizar la seguridad del suministro", dijo Thierry Breton.

Construir instalaciones de producción de semiconductores en Europa y Estados Unidos es complicado desde el punto de vista financiero. Intel tiene que competir con rivales surcoreanos y taiwaneses que disfrutan de menores impuestos, costes laborales e incentivos gubernamentales. De hecho, los incentivos y las subvenciones han convertido históricamente a Taiwán en una bendición para los semiconductores, por lo que Intel quiere el mismo privilegio.

"Lo que pedimos tanto al gobierno estadounidense como al europeo es que nos resulte competitivo hacerlo aquí en comparación con Asia", dijo el presidente de Intel.

 1

Intel espera así no sólo conseguir los 9.700 millones de dólares (8.000 millones de euros) en subvenciones, sino que se añadan incentivos como exenciones fiscales e inversiones directas. Si se cumple con todas estas condiciones, Intel apostará por levantar una fundición en Europa, y es que una fundición avanzada conlleva unos gastos bastante elevados, y es que hace unas semanas Intel anunció que invertiría unos 20.000 millones de dólares en dos nuevas fábricas en Arizona, Estados Unidos.

Obviamente, de este acuerdo salen beneficiadas ambas partes. Intel ganaría una nueva fundición de vanguardia a precio reducido, y compañías europeas tendrían acceso exclusivo a toda la producción de sus chips, y es que detrás de estos movimientos están compañías alemanas muy importantes como el Grupo Volkswagen Audi, BMW o Deutsche Telecom, estas dos ultimas compañías clientes de Intel desde hace mucho tiempo, y es por ello que el CEO de Intel también se reunió con sus homólogos en estas compañías en el día de ayer.

vía: Reuters

Artículos relacionados