Los routers ya están presentando retrasos de 60 semanas en los pedidos por la falta de chips

Los routers ya están presentando retrasos de 60 semanas en los pedidos por la falta de chips

La escasez de silicio tiene una nueva victima, los proveedores de Internet, y es que todas las compañías están sufriendo retrasos de 60 semanas, más de un año, en sus pedidos de routers para proporcionar acceso a Internet a sus clientes. Esta es una de las muchas victimas de la industria por la falta de chips que está afectando a cadenas de suministro mundiales y añadiendo problemas adicionales a los millones de personas que siguen estando obligados a trabajar o estudiar desde casa.

Según personas familiarizadas con el asunto, que pidieron no ser nombradas porque es información confidencial, los pedidos de las operadoras ya están sufriendo retrasos de hasta 60 semanas. según Karsten Gewecke, responsable del negocio regional europeo de Zyxel Communications Corp, un fabricante de routers con sede en Taiwán, desde enero, ha pedido a los clientes que pidan sus productos con un año de antelación, porque el plazo de entrega de componentes como los chips de Broadcom Inc. se ha duplicado hasta un año o más desde entonces.

Zyxel ARMOR Z2

Adtran, un fabricante estadounidense de equipos de red que está ganando cuota de mercado a la china Huawei Technologies Co. en Europa, también ha advertido a sus clientes de los riesgos de la cadena de suministro y de la ampliación de los plazos de entrega en los últimos meses. "Hemos ampliado nuestras instalaciones de almacenamiento en el Reino Unido, duplicando el inventario y la capacidad logística para evitar problemas", dijo un portavoz por correo electrónico.

Hasta el momento, ningún operador se ha quedado aún sin routers, pero Karsten indicó que ya "se ha estado muy cerca, varias veces" que eso suceda. "Todavía podría ocurrir". Luego a esto se le sumaron retrasos adicionales, ya que toda la última remesa de routers de Zyxel estaba en el barco de Evergreen que bloqueó el Canal de Suez.

Zyxel fue una de las primeras afectadas tras el cierre de su fábrica en China cuando comenzó la pandemia, pero la fuerte demanda de sus productos hicieron que, respecto a hace un año, sus acciones se hayan disparado aumentando un 181% su valor.

"Es un efecto de bola de nieve que tenemos delante, y la situación desde entonces no ha hecho más que empeorar y empeorar", dijo Karsten Gewecke. "Cuando hablo con algunos de los proveedores de chipset, algunos me dicen que tienen algo así como un exceso de reservas del 300% de su capacidad".

vía: Bloomberg

Artículos relacionados