Blue Origin protesta por el contrato de la NASA con SpaceX para viajar a la Luna

Duelo de multimillonarios, y es que la compañía espacial de Jeff Bezos, Blue Origin, ha protestado la decisión de la NASA de adjudicar a SpaceX (Elon Musk) 2.900 millones de dólares para que un proyecto en conjunto que llevará, de vuelta o no, al ser humano a la Luna en el año 2024.

La protesta está ligada al programa Human Landing System (Sistema de Aterrizaje Humano) de la NASA, que financió el desarrollo de tres prototipos de aterrizadores lunares rivales (incluido el de Blue Origin). La NASA debía elegir dos de esos aterrizadores en abril, pero únicamente se decantó por uno, el Starship de SpaceX, debido a la escasa financiación del Congreso.

La protesta de Blue Origin, que ocupa un total de 175 páginas, fue presentada ante la Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno menos de dos semanas después de que SpaceX obtuviera el contrato. En ella acusa a la NASA de haber juzgado mal varias partes de su propuesta para Blue Moon, el módulo de aterrizaje lunar que está desarrollando con un "Equipo Nacional" de contratistas espaciales y de defensa establecidos: Northrop Grumman, Lockheed Martin y Draper.

Blue Moon Blue Origin módulo lunar 740x494 0

La NASA anunció su decisión de elegir el sistema de cohetes Starship de SpaceX el 16 de abril, citando el coste del propuesto y la capacidad de carga de la nave espacial como razones clave para superar tanto a Blue Origin como a Dynetics, la tercera empresa que pujaba por el contrato. Según el contrato, la NASA realizará dos misiones de demostración: una misión de prueba sin tripulación a la superficie lunar y otra misión con humanos alrededor de 2024.

"La NASA ha ejecutado una adquisición defectuosa para el programa del Sistema de Aterrizaje Humano y ha movido las metas en el último minuto", dijo Blue Origin en un comunicado publicado el lunes, calificando la decisión de la NASA de "alto riesgo".

"Su decisión elimina las oportunidades de competencia, reduce significativamente la base de suministros y no sólo retrasa, sino que pone en peligro el regreso de Estados Unidos a la Luna. Por ello, hemos presentado una protesta ante la GAO", dice el comunicado..

El CEO de SpaceX, Elon Musk, respondió a la protesta con un crudo tuit: "No puedo llevarlo (a órbita) lol", dijo, aparentemente refiriéndose al hecho de que Blue Origin aún no ha lanzado nada a la órbita.

El contrato del módulo de aterrizaje lunar es la pieza central del programa Artemis de la NASA, el esfuerzo de la agencia para poner a los primeros astronautas desde la misión Apolo de nuevo en la Luna y utilizar la superficie lunar como trampolín para futuras misiones a Marte. El año pasado, el Congreso concedió a la NASA 850 millones de dólares de los 3.300 millones que solicitó para adquirir los módulos de aterrizaje lunar. La NASA citó ese déficit de financiación como la razón por la que sólo eligió a la Starship de SpaceX, en lugar de elegir a dos empresas, como se esperaba.

vía: The Verge

Artículos relacionados