Así son los primeros tatuajes OLED capaces de avisarnos de un problema de salud Así son los primeros tatuajes OLED capaces de avisarnos de problemas de salud

Así son los primeros tatuajes OLED capaces de avisarnos de un problema de salud

Un equipo de investigadores europeos han creado el primer "tatuaje OLED" del mundo que podría servir para avisarnos de problemas de salud. En un artículo publicado en la revista Advanced Electronic Materials, los científicos, de la University College de Londres y del Instituto Italiano de Tecnología, detallan cómo su nuevo enfoque de los tatuajes se basa en la misma tecnología orgánica de diodos emisores de luz que tienen aparatos tan comunes como un televisor o un dispositivo móvil.

Estos "tatuajes" están fabricados en una capa de polímero electroluminiscente que brilla cuando se le aplica una carga y cuentan con un espesor es de 2,3 micrómetros (1/3 del diámetro de un glóbulo rojo). Esa capa de polímero se coloca entre un par de electrodos y encima de una capa aislante que se adhiere al tatuaje temporal de papel a través de un proceso de impresión, lo que hace que se puedan aplicar fácilmente a las superficies utilizando el mismo proceso de las calcomanías.

tatuaje OLED

Cuando le aplicamos corriente eléctrica, éstos tatuajes OLED brillan en color verde aunque más adelante podrán reproducir cualquier color RGB usado en las pantallas OLED. Si bien es cierto que esto abre un nuevo abanico a la personalización estética personal, sus creadores le encuentran más potencial aun como herramienta médica, pues combinados con otras tecnologías portátiles se puede hacer que empiecen a parpadear cuando un atleta necesita rehidratarse, o cambiar de color al detectarse problemas comunes como una bajada de azúcar, de tensión, etc.

Hasta ahora, los investigadores los han aplicado con éxito a superficies "más estables" como el vidrio, plástico, papel e incluso naranjas, siendo la piel humana un desafío mucho mayor debido al desgaste y continuos movimientos. Los problemas que se les han presentado radican en la rápida degradación de los polímeros OLED cuando se exponen al aire, lo que hace que requieran capas adicionales para su correcta protección y en la dotación de energía.

Quizás en un futuro no muy lejano, la combinación de técnicas de aprovechamiento del calor corporal para generar energía, unida a los trasplantes de piel artificial y éstos tatuajes OLED abran un nuevo camino a la ciencia médica y al arte corporal.

Vía: Wiley Online Library

Artículos relacionados