Review: Machenike M8

Review: Machenike M8

Tras analizar la semana pasada el M7 Elite, con nosotros tenemos hoy su hermano mayor, el Machenike M8. Proveniente igualmente de tierras asiáticas, se trata de un ratón inalámbrico de ligero peso que ofrece la posibilidad de usarlo con una tapa cerrada o agujereada, al gusto, contando además con el potente sensor PixArt PMW3335 óptico de hasta 16.000 DPIs e iluminación LED RGB.

Veamos para comenzar sus especificaciones técnicas en la siguiente tabla:

Machenike M8
Diseño Diestro
Sensor PixArt PMW3335 óptico con hasta 16.000 DPIs
Hasta 400 IPS / 40G
Botones 6 botones programables
Switches Omron (20M clics)
Iluminación RGB
Conexión Inalámbrica - 2,4 GHz (1000 mAh - 120 h)
Cableada – Cable engomado USB-C desmontable
Polling Rate 125/250/500/1000 Hz
Dimensiones 125 x 78 x 40 mm (largo, ancho, alto)
Peso 85 gramos
Otros Software de configuración
Dos tapas alternativas

Antes de comenzar la review, queremos dar las gracias a Machenike por enviarnos el ratón M8 para nuestro análisis.

Embalaje y Accesorios

 

El ratón Machenike M8 llega en una pequeña caja de cartón bastante simple que nos muestra sus especificaciones en un lateral, mientras que queda muy bien protegido el producto en su interior con un marco y una bolsa de plástico.

Como accesorios, incluye el manual de usuario y el cable USB-C desmontable, el cual viene mallado, contando además con dos brazo que mejoran la conexión, aunque podemos usar cualquier cable estándar, no como suele pasar con otra conocida marca del sector.

Machenike M8

Una vez extraemos el Machenike M8, nos encontramos ante un ratón con un diseño realmente peculiar, pues ofrece una superficie agujereada que a su vez es mallada, por lo que no debe entrar tanto polvo, pero si acumularse en la malla. Eso sí, es intercambiable con una tapa cerrada, por lo que problema resuelto, si es que alguna vez lo hubo.

Ofrece unas dimensiones de 125 x 78 x 40 mm que lo hacen bastante ancho, sobre todo por los salientes en la zona del “culo”, mientras que su peso es de 85 gramos, por lo que es realmente ligero, sobre todo teniendo en cuenta que es inalámbrico.

El receptor queda almacenado en un compartimento interior, perfecto para no perderlo cuando lo transportemos.

Los botones principales cuentan con interruptores Omron de gran calidad que prometen 20 millones de pulsaciones antes de fallos. Entre ellos, encontramos también una rueda engomada con tacto y giro suave, echándose en falta quizás un botón para modificar los DPIs, que se encuentra en la base.

Con un diseño prácticamente simétrico, ofrece en el lateral izquierdo la ya habitual pareja de botones de avance/retroceso, contando con lo que parece un botón en el derecho, aunque no lo se.

En el frontal, disponemos de un conector USB-C que nos permite la conexión cableada al PC para usarlo o simplemente recargarlo, pudiendo optar por la conexión inalámbrica a 2,4 GHz. Incluye además una batería de 1.000 mAh que promete hasta 120 horas de autonomía, lo que según el fabrícate son unos 15 días de uso.

El “culo” del ratón cuenta con una tira RGB que se extiende hacia los laterales, la cual podemos configurar desde el software con múltiples efectos.

En la base, encontramos el sensor PixArt PMW3335 óptico de 16.000 DPIs, un modelo que tiene la capacidad de rastrear hasta 400 IPS y movimientos de hasta 40G. Disponemos además de un interruptor que nos permite apagar la conexión inalámbrica del ratón y encenderla con o sin iluminación, lo cual ayuda a aumentar la autonomía de este. Mientras, un botón adicional nos permite cambiar entre los modos DPI, siempre hablando por defecto claro, pues es configurable.

Software

Si bien el ratón es completamente funcional sin necesidad de software, instalándolo podremos configurar la función de cada uno de los 6 botones (contando el de la rueda), la iluminación con distintos modos predefinidos, hasta 8 niveles de DPIs de entre 100-16.000 DPIs, algunos de los parámetros básicos de Windows la sensibilidad, la velocidad de scroll o la de doble clic, y gestionar macros.

Pruebas y Conclusión

Hemos usado durante horas de ofimática y juegos el Machenike M8, ofreciendo una economía lago peculiar. Sin bien podemos adaptarnos a ella en cualquier tipo de agarre, diría que el de palma es el que mejor se lleva con ella, sobre todo por su pronunciada altura y curvatura unida a las expansiones laterales. Su tacto es agradable, destacando el tacto de los interruptores Omron, siempre de agradecer en cualquier ratón, aunque personalmente no me termina de gustar la rueda, pues es demasiado blanda en el giro, aunque sin llegar a ser imprecisa.

Su sensor se comporta a la perfección en todo su rango de DPIssin ningún tipo de latencia en la conexión inalámbrica. Esta, nos permite su uso durante más de una semana sin necesidad del cable, incluso con la iluminación encendida, aunque apagarla siempre ayuda a extenderla. Su software es simple, pero intuitivo y con las funciones necesarias para expandir sus posibilidades, así como para configurar la iluminación.

Podemos adquirir el ratón Machenike M8 en Aliexpress por unos 33,5 euros (código descuento: MKMPK6) un precio excepcional para las prestaciones que ofrece, contando con envío desde España en 7 días.

Principales ventajas
+ Muy buen sensor PixArt PMW3335 óptico de hasta 16.000 DPIs
+ Conectividad inalámbrica sin latencia
+ Peso muy reducido, solo 85 gramos
+ Dos tapas alternativas, lisa o agujereada
Aspectos Negativos
- Ergonomía peculiar, puede ser difícil adaptase a ella
Otros Aspectos
* Software de configuración simple pero efectivo

Desde del El Chapuzas Informático le otorgamos el Galardón de Oro al ratón Machenike M8.

Artículos relacionados