MSI

[Inocente] La falta de silicios de AMD y Nvidia se debe a las vacunaciones en masa por COVID-19

En la actualidad, es prácticamente imposible comprar un procesador AMD Ryzen 5000, una tarjeta gráfica de nueva generación de AMD (Radeon RX 6000 Series) o Nvidia (GeForce RTX 30 Series), o consolas de nueva generación, y como ya todos sabemos, hay problemas de suministro, desde la memoria GDDR6 hasta los propios silicios que dan vida a los procesadores gráficos, y esta escasez se ha agravado justo cuando varias farmacéuticas han comenzando a mandar la primera oleadas de vacunas para inmunizar a la población del COVID-19.

Debido a ello, si bien ya sabíamos que de las 180.000 obleas @ 7nm asignadas por TSMC a AMD, el 80% de ellas habían sido reservadas para consolas, ahora sabemos que otro 15% se reservó para que los fabricantes de vacunas pudieran aumentar la producción en masa para agilizar la entrega de los pedidos. Moderna fue la que se benefició de esta reasignación de silicios para la fabricación de sus vacunas.

Vacuna Pfizer Covid19 @ 8nm Samsung
La vacuna de COVID-19 de Pfizer con chips @ 8nm de Samsung Foundry

En el caso de Nvidia, la compañía se vio afectada por la farmacéutica Pfizer, la cual consiguió hacerse con un importante número de obleas de Samsung Foundry @ 8nm para dar vida a su vacuna. Pese a que Pfizer haya sido penalizada por escoger un proceso de fabricación menos refinado, la compañía reveló que ofrece tras recibir una dosis de vacuna, la tasa de eficacia contra el COVID-19 es de un 95 por ciento, mientras que Moderna revela que los 7nm de TSMC no suplen las carencias de una deficiente arquitectura basada en el ADN donde a la hora de la verdad manejaría una eficiciencia que se mueve entre el 62% y 90%.

Microchip en la vacuna del COVID-19 de Moderna
Microchip integrado en las vacunas de COVID-19 de Moderna @ 7nm de TSMC

Por si no fuera suficiente, la vacuna de Pfizer se dejó ver por GeekADNbench 5.3.1 alcanzando una puntuación de anticuerpos de 878 puntos, mientras que la de Moderna alcanzó una puntuación de 721 puntos, lo que se traduce en una diferencia del 21,7 por ciento. Si hablamos del nuevo benchmark SuperCovidPi, la vacuna de Pfizer es capaz de proteger al usuario a los 38 minutos y 11 segundos después de la vacunación, mientras que la vacuna de Moderna tarda 59 minutos y 52 segundos en completar la inmunización.

A favor de Moderna, es que la miniaturización de los 7nm permitirá lanzar una versión 2.0 que nos otorgue conectividad 5G, por lo que es recomendable ser de los últimos en vacunarnos para aprovechar esta versión mejorada.

Por otro lado, la vacuna de Oxford va a la cola con una eficiencia media de un 70% debido al proceso de fabricación de 14nm+++ de Intel, lo que también deriva en más efectos secundarios ya que el silicio es más grande y al cuerpo le cuesta más acostumbrarse a este elemento extraño. Respecto a la disponibilidad y precio de las vacunas, ni una palabra.

Artículos relacionados