MSI

La adquisición de ARM por parte de Nvidia está siendo investigada por la FTC de los Estados Unidos

La Comisión Federal de Comercio de los Estados Unidos (FTC, por sus siglas en inglés), ha exigido más documentos a Nvidia después de que sus rivales realizaran diversos comentarios para bloquear su intento de adquisición por ARM. Estos rivales afirman que la adquisición los pondrá en desventaja ya que permitiría a Nvidia afectar directamente a sus operaciones.

Hay que recordar que Nvidia anunció en septiembre la adquisición del fabricante británico de chips, propiedad de la japonesa SoftBank, por 40.000 millones de dólares, recordando también que Nvidia indicó que esperaba que el acuerdo se completara en un plazo de 18 meses. Ahora, según los informes, la FTC ha enviado una notificación a Nvidia pidiendo más detalles sobre el acuerdo para saber si la adquisición requiere de una investigación completa contra la competencia.

Nvidia y ARM 0

Esto se debe a que los diseños de los chips de ARM se usan en miles de millones de dispositivos, incluyendo teléfonos inteligentes, servidores, vehículos inteligente, etc. La empresa otorga licencias de los diseños a cientos de otras compañías, pero algunos de estos clientes temen que si ARM es comprada por Nvidia, eso cambiará la forma en que llevan a cabo sus negocios y podría dar al gigante de la tecnología estadounidense una ventaja injusta o conducir a un aumento de los precios.

Nvidia ha dicho que espera un escrutinio regulatorio y que el trato no puede ser completado hasta 2022, 18 meses después de que fue anunciado en septiembre. Su director ejecutivo, Jensen Huang, ha prometido que el modelo de negocio abierto de ARM se mantendrá. La compañía aún no ha buscado la aprobación de los reguladores de Bruselas, Reino Unido o China, todos los cuales probablemente examinarán el acuerdo de cerca. Se espera que Nvidia solicite la autorización fuera de América el próximo año.

Es probable que los reguladores de EE.UU. busquen garantías de Nvidia de que la compra de ARM no limitará el acceso de otros a su tecnología. Si cree que un conflicto de intereses es inevitable, la FTC puede bloquear la compra, lo que podría provocar años de retraso. El proceso de regulación también implica invitar a las partes interesadas, entre las que probablemente se encuentren los clientes de ARM y los rivales de Nvidia. Por otro lado, Jensen Huang ha dicho que Nvidia está dispuesta a asumir compromisos legalmente vinculantes para proteger los empleos de ARM en Gran Bretaña. Tocará esperar para ver en qué acaba la cosa.

vía: Telegraph

Artículos relacionados