MSI

Los Intel Rocket Lake-S serán mucho más rápidos en juegos que los actuales Comet Lake-S

Parece que a los AMD Ryzen 5000 poco les durará la corona gaming, y es que nuevas filtraciones indican que los procesadores Intel Rocket Lake-S, la 11ª Generación de procesadores Intel Core para equipos de sobremesa, que llegará a finales de marzo de 2021, prometen una gran mejora de rendimiento, al menos, en el apartado gaming.

Para empezar, se nos indica los puntos fuertes, como la información ya filtrada hace medio año que ofrecerán soporte a la interfaz PCI-Express 4.0, que el uso de las instrucciones AVX512 pueden lograr un aumento de rendimiento, aunque se indica que esto conlleva que la CPU tope de gama, de 8 núcleos sea extremadamente caliente, y una mejora en la memoria de la caché de la CPU con 48 KB para la caché de nivel 1 (L1) y 512 KB para la caché L2 (vs L1 32KB / L2 256KB de los actuales Comet Lake-S).

Comet Lake-S

Para terminar, se indica que pese a seguir usando un proceso de fabricación de 14nm, gracias a la nueva arquitectura hay "un salto real de rendimiento", indicándose que el rendimiento en juegos "es mucho mejor" respecto a los Intel Core de 10ª Generación, pero que su rendimiento en benchmarks como Cinebench R20 y Cinebench R15 "está muy por detrás del rendimiento de AMD", por lo que parece que le rendimiento multinúcleo será un gran problema al ofrecer únicamente 8 núcleos y 16 hilos en su variante tope de gama.

La notable mejora de rendimiento en juegos se debe a que esta mejora de arquitectura promete hacer funcionar a todos los núcleos @ 5.00 GHz, aunque claro, se requerirá de un buen sistema de refrigeración. Por otro lado, se indica que se podrá acceder a la interfaz PCI-Express 4.0 sin cambiar de plataforma, es decir, reciclando las placas base actuales con el chipset Intel Z490.

vía: @ITCooker

Artículos relacionados