Las CPUs de sobremesa Intel Rocket Lake-S también podrían haber sufrido un leve retraso

Si hace un momento indicábamos que fuentes de la industria habían anunciado que los procesadores Xeon Ice Lake-SP @ 10nm de Intel se retrasarían un trimestre entero, y que finalmente no verían la luz hasta el primer trimestre del 2021 (Q1 2021), ahora surgen otros rumores que también hablan de retrasos en el mercado de consumo, concretamente indicando que los procesadores Intel Rocket Lake-S llegarían finalmente a principios del mes de marzo de 2021, cuando la fecha inicial estaba prevista para el mes de febrero.

Obviamente, ninguna de las fechas fue confirmada por parte de Intel, pero ya se ha filtrado demasiada información de los Rocket Lake-S como para dar por verídicos los informes, que si bien primero se iban a anunciar entre los meses de diciembre o enero, luego la fecha se vio retrasada al mes de febrero, y ahora a la décima semana del 2021, lo que nos sitúa en la primera semana de marzo.

Intel Core i9 10900K 02 740x580 0

Hay que recordar que estos procesadores por fin estrenarán una nueva microarquitectura, por lo que nos toparemos con unos núcleos Cypress Cove, que ofrecerían una mejora en el IPC del 10 por ciento respecto a Skylake, algo que realmente sabe a poco si tenemos en cuenta que Skylake lleva con nosotros cerca de 5 años, insuficiente para competir con una AMD que ha visto filtrado un benchmark del Ryzen 9 5900X siendo hasta un 20,3% más rápido que el Ryzen 9 3900X, por no mencionar que los Ryzen 5000 se anunciarán en 2 días, es decir, casi medio año que los Rocket Lake-S.

Plataforma Rocket Lake S de Intel 740x360 0

Cypress Cove no es más que la microarquitectura Willow Cove de los Tiger Lake pero adaptada a un proceso de fabricación de 14nm+++ (vs 10nm SuperFin), donde por problemas de espacio, consumo y temperatura, ya se había filtrado que Intel no podría ofrecer configuraciones de más de 8 núcleos. Estos procesadores incluirán gráficos Intel Xe, se acompañarán de nuevas placas base con el chipset Intel 500, seguirán empleando memoria DDR4, y tendrán soporte nativo para la interfaz PCI-Express 4.0, mientras que la CPU tope de gama llegaría con 8 núcleos y 16 hilos con una frecuencia Base/Turbo de 3.40/5.00 GHz, ya que ha sido el modelo más potente que se ha filtrado hasta la fecha.

Esta CPU tope de gama, filtrada en julio en forma, revelaba un muestra de ingeniería con un rendimiento mononúcleo de +6,35 por ciento respecto a un Intel Core i7-10700K (8 núcleos + 16 hilos @ 3.80/5.10 GHz), mientras que en la prueba multinúcleo su rendimiento era un 15 por ciento inferior. Es de esperar que a finales de año comience a filtrarse ya una gran cantidad de benchmarks que nos permita saber el rendimiento final de estas CPUs.

vía: Videocardz

Artículos relacionados