Las Nvidia GeForce RTX 30 han destrozado el mercado de venta de GPUs de segunda mano

Como sucede prácticamente cada año, cuando se sabe que llega una nueva gama de productos gráficos los usuarios corren al mercado de segunda mano para vender su GPU actual y poner un poco de dinero extra para actualizara su sistema sin dejar la cuenta bancaria en números rojos, pero con el anuncio en sociedad de las Nvidia GeForce RTX 30 ha sucedido lo que nunca habíamos visto, y es que el mercado ha quedado completamente destrozado.

Nvidia GeForce RTX 3070 Founders Edition 740x401 0

Nvidia ha sabido guardar sus cartas hasta el final, y si bien se esperaban precios realmente altos, por primera vez en varios años ha sido concretamente lo contrario, comenzando por una Nvidia GeForce RTX 3070 que hemos bautizado como la "killer" de la Nvidia GeForce RTX 2080 Ti, y no es para menos, y es que esta nueva GPU cuesta 519 euros y es más potente que una GeForce RTX 2080 Ti que nueva parte en torno a los 1.200 euros, mientras que los modelos de segunda mano estaban rondando los 850 - 950 euros, es decir, casi el doble que una RTX 3070 siendo más potente.

1080p nativos vs 8K reescalado

Esto ha hecho que los vendedores hayan tenido que ajustar los precios, y claro, nadie quiere perder dinero, y desde anoche todas estas GPUs ahora se mueven en torno a los 600 euros intentando buscar a algún incauto para intentar perder el menos posible, y que si consigue dinero para dar el salto a la GeForce RTX 3070 puedes darlo como una buena jugada, pero a la hora de la verdad es que estas gráficas tendrán que bajar de precio aún mucho más, y podríamos estar hablando de unos 400 euros, por lo que la devaluación es enorme.

Ahora bien, a medida que avancen las semanas, el precio de la GeForce RTX 2080 Ti debería caer por debajo de los 400 euros, y el motivo se llama Nvidia GeForce RTX 3060, y es que viendo el rendimiento de la GeForce RTX 3070, la RTX 3060 podría situarse en torno al rendimiento incluso superior al de una GeForce RTX 2080 SUPER pero a un precio que visto lo visto, podría rondar los 399 - 419 euros, por lo que nadie va a pagar 400 euros por una GPU usada, del que se desconoce el uso que le ha dado (si le han dado caña con OC o no) cuando por dicho precio pueden pagar una GPU que se le acerque en rendimiento y esté nueva a estrenar.

Si ahora estos vendedores quieren llevar a cabo el salto lógico que querían realizar, de una GPU tope de gama a otra, pues tendrán que apoquinar más de 1.000 euros a la diferencia, aunque claro, no siempre hay que vender por simplemente comprar lo mejor del mercado, y es que con una GeForce RTX 2080 Ti la mayoría de los gamers van sobrados, y más si el DLSS se estandariza, pero si uno quiere cambiar de GPU por capricho, pues amigo, los caprichos cuestan dinero.

Artículos relacionados