MSI

La Xbox Series S no sería retrocompatible con los juegos mejorados de la Xbox One X

Parece que ha salido a la luz un gran inconveniente ligado a la Xbox Series S, y es que la consola económica de nueva generación únicamente contaría con retrocompatibilidad con los juegos de la Xbox One S, y el problema estaría en que no cuenta con la memoria RAM suficiente como para ejecutar los juegos de la Xbox One X, por lo que si bien el catálogo de juegos de ambas consolas es el mismo, el problema está en la compra de una consola de nueva generación para jugar a los títulos de la Xbox One S, lo que se traduce en ejecutar juegos donde abunda la resolución 900p y una baja calidad gráfica respecto a la versión que fue diseñada para la Xbox One X.

Si bien la Xbox Series X cuenta con 10 GB de memoria RAM dedicada para los juegos, la Xbox Series S emplea 8 GB, aunque Digital Foundry ha revelado que realmente 7,5 GB de la memoria estaría disponible para los juegos frente a los 9 GB disponibles en la Xbox One X. Tras esto, muchos desarrolladores han aparecido comentando esta situación, revelando que la menor cantidad de memoria es un problema importante, y que se deberían reducir "agresivamente" las resoluciones de renderizado para ayudar a contrarrestar las deficiencias.

Si bien se indica que bajo el papel la GPU está diseñada para renderizar juegos a una resolución 2K/1440p @ 60 FPS, el programador jefe de Squanch Games, Dan Weiss, que se le ve bastante enfadadito, indica que ni la Xbox Series X ni la PlayStation 5 son consolas 4K @ 60 FPS, y que más realista sería los 1440p @ 60 FPS para la Xbox Series X y los 1080p @ 60 FPS para la Xbox Series S.

El problema de la Xbox Series S está en ofrecer 10 GB de memoria mientras que la Xbox Series X ofrece 16 GB, lo que es un gran salto y obliga a numerosas optimizaciones, mientras que la Xbox One X cuenta con 12 GB. Se indica que esos 10 GB de RAM son "jodidamente horribles" para desarrollar juegos 1440p @ 60 FPS, y que "no me hagas hablar del maldito RayTracing", se usará mínimamente tanto en la Xbox Series X como la PlayStatiotn 5.

Sin lugar a dudas, parece que los desarrolladores no están contentos con el lanzamiento de una consola económica, ya que implican que tengan que realizar un esfuerzo adicional para su optimización. Podéis ir a la cuenta de Dan, clic al primer comentario, y ver todas las perlas que suelta.

Artículos relacionados