Samsung habría vuelto al diseño personalizado de SoCs con la ayuda de ARM y AMD

Si bien Samsung había anunciado que abandonaría el desarrollo de sus propios silicios ARM personalizados, parece que la compañía ha cambiado de opinión, y es que ahora con Huawei fuera de juego, y con una industria de ordenadores de consumo y servidores moviéndose a la arquitectura ARM, un silicio de este tipo cobraría un gran protagonismo, y valor, en un futuro muy cercano.

Según los últimos rumores de la industria, Samsung estaría desarrollando dos núcleos de alto rendimiento basados en la arquitectura ARM para ser lanzados en 2021 y 2022, los cuales serán integrados en sus propios SoC Exynos. Si bien la compañía indicó que cerraría sus instalaciones de desarrollo de núcleos Custom que tenían en Texas, para que esta decisión haya tenido lugar se ha asociado con ARM y AMD, los cuales le ayudarán a hacerlo posible.

Samsung Exynos con GPU AMD Radeon 740x416 0

Business Korea indica que esta asociación estratégica de Samsung, ARM y AMD le permitirá desarrollar un SoC que rivalizará con los SoCs tope de gama futuros de Qualcomm tanto en términos de rendimiento como consumo energético. Los núcleos personalizados de Samsung se basarán en la arquitectura tope de gama de ARM conocida como Cortex-X, mientras que los gráficos integrados estarán firmados por AMD bajo la arquitectura RDNA2 prometiendo destrozar los futuros gráficos Adreno y ofrecer una solución real para dar vida a equipos portátiles de alto rendimiento con un muy bajo consumo energético, esperando que esto sea una posibilidad con sus SoCs Exynos 1000 Series con un proceso de fabricación de 5nm.

Por otro lado, Samsung también quiere superar a Qualcomm actualizando su Unidad de Procesamiento Neuronal (NPU) y los módems de comunicación utilizados para la línea de chips Exynos. La empresa intentará hacerlo posible aumentando la fuerza de trabajo en hasta diez veces de aquí al 2030. Si bien la marcha de Huawei perjudicaba al mercado en términos de competitividad, al menos esto ha permitido a Samsung reconsiderar su postura en el mercado y no regalarle el mercado a Qualcomm y Apple.

Artículos relacionados