Huawei se enfrenta a una pérdida de cuota de mercado o abandonar el mercado móvil

El 15 de septiembre se acerca una fecha fatídica para Huawei, ya que implica que TSMC dejará de suministrarle silicios para dar vida a sus procesadores para servidor, equipos de sobremesa, portátiles y claro, sus dispositivos móviles con el sello de Kirin. Tal es la gravedad del asunto, que su SoC tope de gama, el Kirin 1000 @ 5nm, finalmente se bautizaría como Kirin 9000, ya que se espera que sea el último SoC de la compañía, mientras que los Huawei Mate 40 serían los últimos terminales buque insignia en emplear un SoC fabricado en casa.

Huawei Mate 40 render Portada 740x340 0

Ahora los analistas han revelado las preocupaciones a la que se enfrenta la industria, y esto implica que Huawei perderá competitividad a la hora de tener que recurrir a silicios de terceros, y eso es si lo consigue, y es que MediaTek y Qualcomm ya presentaron oficialmente a Estados Unidos la documentación pertinente para trabajar con ellos debido a que les generaría "miles de millones de dólares en ingresos", pero según el analista Ming-Chi Kuo, Huawei se enfrenta a que todos los componentes necesarios para ensamblar un terminal le supondrían un mayor coste respecto al resto de rivales de Android, por lo que Huawei no podrá ser competitiva y la tendencia de las actualizaciones tecnológicas para estos componentes se ralentizará.

Si empeora la competitividad, también la compañía experimentará una pérdida en la cuota de mercado al no poder integrar el hardware más moderno, y esta es la mejor de las predicciones, la más real, y es que en el peor de los casos, Huawei podría decidir abandonar el mercado de los teléfonos inteligentes si no puede competir en igualdad de condiciones, y eso implicaría perder a la compañía que ha revolucionado el mercado fotográfico móvil y quien ha obligado a todos los fabricantes a dar grandes pasos en lo que respecta a las configuraciones fotográficas.

vía: Sina

Artículos relacionados