Bloomberg: «Intel es un claro reflejo del declive tecnológico de los Estados Unidos»

Bloomberg, una compañía que posee una tercera parte del mercado estadounidense de asesoría financiera, software, data y periódicos bursátil, ha indicado que la caída de Intel es un claro reflejo que simboliza el declive de los Estados Unidos como un gigante de la industria americana que está siendo superado por rivales extranjeros.

En resumen, Intel está donde está por no querer innovar ni invertir las ganancias cosechadas, y por que el propio Gobierno de los Estados Unidos no ha apoyado a la compañía mientras que el Gobierno de China está invirtiendo miles de millones de dólares en fundiciones locales para acelerar el desarrollo de nuevos procesos de fabricación para sus propios diseños de CPU y otros componentes. Con ello no tienen la necesidad de colaborar o depender de ninguna compañía de occidente, y más después de lo sucedido con Huawei y TSMC.

Por otro lado, se indica que incluso aunque los Estados Unidos inyecte dinero a Intel, esto puede que no sirva de nada, y es que Intel se ha dedicado a recomprar acciones y dar dividendos con los beneficios generados, y se deja claro que una compañía hace esto cuando no sabe donde invertir ese dinero. Es por ello que en caso de que el Gobierno de EE.UU. inyecte dinero a Intel, esto únicamente podría implicar inflar aún más los bolsillos de sus inversores, pero en caso de que China le cierre las puertas de TSMC, EE.UU. y su industria tendrán un gran problema.

Logo Intel 740x341 0

"Intel Corp., la compañía que una vez marcó el dominio de los Estados Unidos en la industria de los semiconductores, ha anunciado que la introducción de su nueva serie insignia de procesadores a 7nm, llegará con un año de retraso. Esto es después de que su anterior generación de chips a 10nm tardara mucho más de lo esperado en ser una realidad.

Intel, a diferencia de muchas compañías de semiconductores, diseña y fabrica sus propios chips. En el frente del diseño, está siendo superado por sus rivales nacionales y por la empresa británica ARM Ltd., que recientemente le arrebató el mercado de equipos portátiles y de sobremesa de Apple. En el lado de la fabricación, Intel está perdiendo terreno frente a la taiwanesa TSMC, que se especializa en la fabricación de chips para otras compañías y que ha tenido pocos problemas para fabricar sus propias nuevas generaciones de chips a tiempo. TSMC ahora tiene un mayor valor de mercado que Intel.

Los fracasos de Intel probablemente son el resultado de varios factores específicos de la empresa. Algunos observadores dicen que al insistir en la integración vertical, Intel perdió la oportunidad de aprender de las innovaciones generadas por otras empresas (ahora está trabajando en el cambio a un modelo menos integrado). El hecho de centrarse en sus actuales mercados de gama alta le hizo tropezar con nuevos mercados de chips más baratos, un caso clásico del llamado dilema del innovador. También tomó algunas malas decisiones sobre las tecnologías de fabricación, y sufrió varios problemas de personal en la parte superior."

Algunos, sin embargo, probablemente verán los tropiezos de Intel como una señal de que los Estados Unidos no está haciendo lo suficiente para apoyar a la industria de los semiconductores. Eso intensificará las llamadas de ayuda para que el gobierno intervenga y apoye al gigante herido. Los legisladores ya están considerando un programa de subsidios con un valor de 25.000 millones de dólares para los fabricantes de chips, supuestamente para competir con China, que asegura fuertemente a sus propias empresas (a principios de 2019 pidieron 5.000 millones). Intel, que ya es uno de los mayores receptores de subsidios del gobierno, y cuyo director ejecutivo ha presionado para que se apruebe el nuevo proyecto de ley, sin duda cosecharía una parte importante de las ganancias.

De hecho, hay algunas buenas razones para que el gobierno de los Estados Unidos impulse la industria de los chips. La defensa nacional es una de ellas, y es que los procesadores de ordenador son esenciales para la guerra moderna, y es demasiado arriesgado dejar que China tenga un control de circuitos del más alto nivel. Taiwán es un aliado de facto de Estados Unidos, pero si se bloquea en un conflicto con China, EE.UU. podría poder el acceso a TSMC y perder el acceso a los suministros de chips críticos en el peor momento posible.

La agrupación industrial es una segunda razón para querer una industria de semiconductores nacional. Los fabricantes de chips, al igual que todas las empresas de alta tecnología, emplean a muchos trabajadores cualificados; tener esos trabajadores en los Estados Unidos crea una profunda reserva de talento e ideas que otras empresas situadas cerca pueden aprovechar, lo que anima a otras industrias tecnológicas a establecerse también en el país.

Pero hay formas más eficientes de lograr esos objetivos que tirar el dinero en una gran compañía dominante. Intel ha estado gastando decenas de miles de millones de dólares en recompras de acciones en los últimos años, deteniéndose sólo recientemente durante la pandemia del Coronavirus. Las recompras, al igual que los dividendos, son una forma de devolver el dinero a los inversores; la teoría básica de las finanzas corporativas dice que las empresas hacen esto cuando tienen más dinero del que saben cómo invertir productivamente. Por lo tanto, arrojar dinero del gobierno a una compañía que ya nada en dinero como Intel es probable que unicamente engorde los bolsillos de los accionistas en lugar de forjar una ola de nuevas inversiones que se están produciendo en todo el mundo."

vía: Bloomberg

Artículos relacionados