El 13º lanzamiento de Rocket Lab termina en fracaso, se perdieron una gran cantidad de satélites

Rocket Lab lanzó en el día de ayer su misión número 13º, pero por desgracia fue un fracaso después de que el cohete de la compañía experimentara "una anomalía" que le hizo perder velocidad después de su lanzamiento al espacio. Como resultado, Rocket Lab perdió su cohete, así como todos los satélites que llevaba a bordo.

El cohete Electron de la compañía despegó con éxito a las 23:19pm, hora española, desde la instalación de lanzamiento principal de Rocket Lab en la Península de Mahia en Nueva Zelanda. El lanzamiento pareció ir viento en popa durante los primeros minutos cruciales, pero a los seis minutos del lanzamiento, el vídeo en vivo del cohete se detuvo. En ese momento, la transmisión en vivo de Rocket Lab indicó que el cohete comenzó a perder velocidad y a reducir su altitud.

Rocket Lab Electron 740x493 0

Rocket Lab eventualmente cortó la transmisión en directo. Después, la compañía reveló que el cohete Electron se había perdido durante el vuelo. La compañía dijo en un comunicado que el problema aún no identificado ocurrió a los cuatro minutos de vuelo.

"Hoy se experimentó un problema durante el lanzamiento de Rocket Lab que causó la pérdida del vehículo. Estamos profundamente apenados con los clientes a bordo de Electron. El problema ocurrió en el último momento del vuelo durante la segunda fase de combustión. Se proporcionará más información a medida que esté disponible", dijo Rocket Lab mediante su cuenta oficial de Twitter.

"Lamentamos profundamente a nuestros clientes Spaceflight Inc., Canon Electronics Inc., Planet, y In-Space Missions la pérdida de sus cargas útiles", dijo el director ejecutivo de Rocket Lab, Peter Beck. "Sabemos que mucha gente derramó sus corazones y almas en esas naves espaciales. La anomalía de hoy es un recordatorio de que el lanzamiento espacial puede ser implacable, pero identificaremos el problema, lo rectificaremos, y estaremos de vuelta en la plataforma tan pronto como sea posible".

Peter elogió al equipo de lanzamiento por su "profesionalidad y experiencia", y por manejar la situación con seguridad. "Estoy orgulloso de la forma en que han respondido a un día difícil. Estamos trabajando juntos como un equipo para analizar los datos, aprender de lo que ha sucedido hoy y prepararnos para nuestra próxima misión".

La misión, llamada "Pics Or It Didn't Happen", llevaba principalmente pequeños satélites de imágenes de la Tierra. La carga útil principal era el CE-SAT-IB de Canon Electronics, diseñado para demostrar la tecnología de imágenes terrestres con cámaras de alta resolución y gran angular. El cohete también transportaba cinco satélites SuperDove de la compañía Planet, diseñados para tomar imágenes de la Tierra desde desde el espacio. La última carga útil fue un pequeño satélite llamado Faraday-1, de In-Space Missions, que alojaba múltiples instrumentos de empresas de nueva creación y otras organizaciones que necesitaban un viaje al espacio.

vía: The Verge

Artículos relacionados