AMD investigará la reducción de durabilidad de sus CPUs Ryzen en algunas placas base

AMD investigará la reducción de durabilidad de sus CPUs Ryzen en algunas placas base

El pasado martes se hizo viral una noticia donde HWInfo daba a conocer que algunos fabricantes estaban proporcionando una mayor cantidad de energía a la CPU superando los valores recomendados por AMD. Esto da lugar a un mayor rendimiento, ya que por ejemplo permite sostener de mejor forma las frecuencias Turbo, pero implica una reducción de la vida útil debido a su degradación al funcionar por encima de lo normal con el consecuente aumento de las temperaturas. Obviamente, si existe degradación no quiere decir que la CPU dure 2 días, sino que en vez de durar 8 años, pueda durar 7,5, como ejemplo.

Por otro lado, se descubrieron casos muy interesantes en las muestras para review, donde este aumento de energía suministrada era mucho mayor, lo que le permitía que la CPU alcanzara un mayor rendimiento en las pruebas respecto a otros modelos.

AMD Ryzen 3 3100 740x555 0

Ahora AMD se ha pronunciado oficialmente por medio de Tom's Hardware indicando que están investigando el problema, si bien indicaron que sus CPUs incluyen salvamedidas que funcionan de forma independiente al de las fuentes de datos externas, indicaron que "no creían" que se viera afectada la durabilidad de sus procesadores, aunque tendrán que terminar las investigaciones para dar una respuesta en firme y no unas suposiciones.

"Somos conscientes de los informes que afirman que algunas placas base seleccionadas pueden estar infradeclarando ciertos datos de telemetría de potencia que podrían alterar el rendimiento y/o el comportamiento de los procesadores AMD Ryzen bajo ciertas condiciones. Estamos investigando la exactitud de estos informes.

Queremos ser claros con nuestros clientes: Los procesadores AMD Ryzen contienen un diverso conjunto de salvamedidas internas que operan independientemente de las fuentes de datos externas. Estas salvamedidas refuerzan la seguridad y la fiabilidad del procesador durante el funcionamiento. Sobre la base de nuestra evaluación inicial, no creemos que la alteración de la telemetría externa en la forma descrita por esos informes públicos tenga un impacto material en la longevidad o la seguridad del procesador de un usuario".

Artículos relacionados